Opinión. Encarna la esperanza de cambiar sin retórica