Expectativa mundial: la Fed prepara la primera baja de tasas desde la crisis

Trump, durante una ceremonia en la Casa Blanca
Trump, durante una ceremonia en la Casa Blanca Fuente: Reuters - Crédito: Carlos Barría
Pese a la buena salud de la economía, el banco central de EE.UU. busca evitar que se frene la expansión en un contexto internacional más incierto; Trump presiona para que el recorte sea grande
Rafael Mathus Ruiz
(0)
30 de julio de 2019  

WASHINGTON.- Pese a que Estados Unidos vive una de las épocas más prosperas de su historia luego de más de una década de crecimiento, la Reserva Federal puede llegar a volver a tomar a esta semana una medida solo vista en tiempos de crisis, en una arriesgada apuesta por preservar la salud de la economía: recortar la tasa de interés, algo que ocurrió por última vez en 2008, cuando el país cayó en la peor recesión en casi un siglo.

Esa decisión, que ayer prácticamente se daba por descontada en Washington, suele ocurrir cuando Wall Street cae en picada, la actividad económica se encuentra en franco repliegue y el empleo desaparece. Pero ahora Estados Unidos crece a una tasa saludable que supera el 2% anual, la bolsa quiebra récords, los salarios suben y el desempleo se encuentra en su nivel más bajo del último medio siglo.

Por eso, ante ese escenario, el recorte de tasas respondería, esta vez, a un objetivo distinto: evitar que se corte la expansión de la economía, frente a un contexto de mayor incertidumbre global, tasas de interés en otras economías que persisten en niveles históricamente bajos y una novedosa realidad en la calle, antagónica a la que se vive, por ejemplo, en la Argentina: una inflación demasiado débil.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ya ha sugerido que el Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, según sus siglas en inglés) debería actuar y recortar la tasa de interés de referencia, que actualmente se ubica en el 2,25-2,5%, para evitar que la suba de precios se deprima a un nivel peligroso, hasta el punto de colocar a Estados Unidos en una "dinámica insalubre" que sea difícil de contrarrestar. La inflación actual se encuentra por debajo de la meta oficial del 2% anual.

"Lo hemos visto en Japón. Lo estamos viendo en Europa", dijo Powell días atrás al brindar testimonio en el Congreso. "Y por eso que nosotros pensamos que es tan importante que nosotros defendamos nuestro objetivo de dos por ciento de inflación anual acá en Estados Unidos y estamos comprometidos con hacerlo", agregó.

Hoy, Powell y el resto de los directores del Comité que decide la tasa de interés de referencia comenzarán su tradicional reunión de dos días para decidir su próxima movida. El consenso es que Powell buscará convencer a los directores de un recorte de 0,25 puntos básicos en la tasa, para colocarla en un rango de 2-2,25 por ciento.

De concretarse esa movida, la Fed habrá dado un nuevo giro de política en poco menos de un año. La última vez que el banco central estadounidense tocó la tasa de interés fue en septiembre último, cuando la subió al nivel actual. La Fed había comenzado a subir la tasa de interés en 2015, poniendo fin a la era de tasas de interés del 0% orquestada durante la crisis financiera global para evitar la hecatombe de la economía.

Los aumentos en la tasa de interés desataron la furia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha presionado a Powell para que le dé un mayor impulso a la economía abaratando el costo del dinero. Trump, quien se ha autoproclamado "el rey de la deuda", ha llegado a decir que se arrepentía de haber designado a Powell al frente de la Fed y se ha quejado en reiteradas ocasiones de que la Fed aplica una política demasiado prudente.

"La Fed subió demasiado y demasiado temprano", tuiteó Trump, ayer. El mandatario culpó al banco central de haber generado una pérdida de riqueza para el país "asombrosa" a pesar de la bonanza. "La Fed ha hecho todos los movimientos equivocados. Un pequeño recorte de tasas no es suficiente, ¡pero ganaremos de todos modos!", cerró el mandatario.

Fenómeno

Además de Powell, varios directores de la Fed han sugerido que el banco central debería recortar más la tasa de interés este año para garantizar que la inflación llegue al objetivo anual del 2%, una meta definida en 2012 que el banco central ha tenido dificultades de alcanzar.

El fenómeno es ciertamente novedoso, y ha llamado la atención de los economistas, que ven cierta "insensibilidad" de los precios a la política monetaria y a la pujanza de la economía, debido, en parte, a los cambios tecnológicos y el crecimiento del comercio global, pero también a otros factores, como la revolución del gas natural que atraviesa el país desde hace varios años o la venta de medicamentos genéricos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.