Francia, otra vez destino de los que escapan de la debacle del Sur

Portugueses y españoles buscan allí trabajo; se espera una nueva ola de inmigrantes
Jordane Bertrand
(0)
13 de junio de 2012  

BURDEOS.- Enfrentados a la creciente precariedad en sus países azotados por la crisis , portugueses y españoles vuelven a emigrar a Francia , país que recibió antes varias olas de emigrantes de la península.

Alves Martinho, portugués de 27 años de edad que dirige una empresa de albañilería en Bayona (sudoeste de Francia), es testigo de ese fenómeno: desde enero pasado no pasa un solo día en que no reciba llamadas de compatriotas para pedirle trabajo.

"Muchas llamadas son de portugueses que trabajaban antes en España ", cuenta. Ante el altísimo desempleo que se registra en España, que supera el 24%, esos emigrantes portugueses se dirigen ahora a Francia, porque en su país la desocupación alcanza el 15% y el salario mínimo es de 432 euros. "No pueden salir adelante", explica Martinho.

Silvia Gonçalves, enfermera de 22 años, lamenta "no haber tenido otra opción" que dejar en marzo a su familia en Coimbra (centro de Portugal) para trabajar en una residencia de ancianos de Burdeos y escapar a un salario equivalente a cuatro euros por hora.

Por su parte, Vanessa Leal, museóloga de 39 años, aprovechó la ocasión que le dio una beca europea de formación para "probar suerte" en Burdeos, después de haber trabajado con una sucesión de contratos precarios en Lisboa.

Los portugueses comienzan a expresar su molestia contra el ajuste
Los portugueses comienzan a expresar su molestia contra el ajuste Fuente: Reuters
"Hace 40 años, los portugueses que emigraban no tenían ninguna formación profesional. Hoy, todo el mundo emigra", dice Ana María Torres, concejal de Burdeos y encargada de las relaciones con la Península Ibérica.

En su opinión, Francia tiene con respecto a otros países la ventaja de "estar más cerca y que el viaje cueste más barato", en particular para los trabajadores del norte de la península, tradicionalmente implantados en el sudoeste de Francia, donde la solidaridad familiar y asociativa funciona.

Según estimaciones del Observatorio de la Emigración en Portugal, Francia es históricamente el primer país de destino de los emigrantes. En la década 2000-2010, recibió 580.000 portugueses, más que Brasil (213.000) y que Estados Unidos (191.800). Desde el año pasado, esa tendencia está en alza.

Más pedidos

En el consulado de Portugal, en Burdeos se tiene "conciencia de un aumento de las llegadas al Sudoeste", pero se evoca una migración ante todo temporal.

Mientras, en el consulado de España en la ciudad francesa de Pau -donde el saldo migratorio volvió a ser negativo en 2011, con 62.611 partidas de españoles, según cifras oficiales- se constata "un aumento de los pedidos de información sobre las oportunidades de empleo".

Pero "no se puede hablar de flujo migratorio". El movimiento "es todavía reducido", aunque "los españoles, tradicionalmente apegados a su país, hacen idas y vueltas" aprovechando la proximidad geográfica.

Pedro Luis Marín Babón, carnicero de 35 años, hace esas idas y venidas entre Valladolid y Bayona desde el año pasado.

"En España, las condiciones de trabajo son muy malas: yo ganaba el año pasado 1200 euros con un horario de trabajo de 55 horas semanales. ¡Dan ganas de llorar! Este año me propusieron un salario de 1000 euros por la misma cantidad de horas", cuenta.

En Francia, Marín cobra 1300 euros con un horario de 35 horas semanales. "Aquí se puede ganar un poco para vivir dignamente", dice, al evocar el peso del crédito inmobiliario que tiene que reembolsar.

También "muchos portugueses que buscan trabajo en Francia están endeudados con créditos", señala Torres.

En Portugal, se censaron por lo menos 50.000 partidas en 2011, una estimación que, si se amplía, se acercaría a la ola de migración masiva de los años 60 y 70, cuando un millón y medio de portugueses abandonaron su país.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?