Incendio en una enorme discoteca de México

Provocó 20 muertos y más de 40 heridos
(0)
21 de octubre de 2000  

MEXICO.- Veinte personas murieron y más de 40 resultaron heridas en un incendio que destruyó una discoteca ubicada en pleno centro de la ciudad de México, considerada la más grande de América latina, que habría funcionado sin habilitación.

La discoteca Lobohombo llevaba pocos meses abierta y era un lugar de moda al que acudían artistas, como Gloria Estefan, quien recientemente presentó allí su nuevo disco.

Según la jefa de la delegación capitalina, Dolores Padierna, el local bailable había sido clausurado por insuficientes medidas de seguridad, pero la Justicia concedió a sus propietarios once amparos que impedían que el gobierno de la ciudad de México lo cerrara.

Las llamas comenzaron cuando el local se disponía a cerrar sus puertas, a las 5.10 locales, tras cuatro explosiones al parecer provocadas por unos tanques de gas butano en la azotea. En menos de dos horas, el incendio destruyó los 3000 metros cuadrados de la discoteca, según informes preliminares de la policía.

Los clientes aún estaban saliendo cuando la puerta de entrada quedó bloqueada por el fuego y el techo se cayó. Las dos únicas salidas, de unos 2,5 metros de ancho, fueron insuficientes para franquear el paso.

Algunos testigos dijeron que parte de la estructura metálica del techo se derrumbó dentro del local, provocando la mayoría de las muertes.

Los cuerpos de rescate sacaron 20 cadáveres totalmente quemados, y el forense dijo que se necesitarán pruebas de ADN para su identificación.

La tragedia, sin precedente en México, ocasionó un atascamiento de varias horas en la zona central de la avenida Insurgentes, que cruza la capital mexicana, y la suspensión de una reunión de la Federación de Sindicatos de Trabajadores del Estado a la que iba a asistir el presidente mexicano, Ernesto Zedillo.

Las autoridades administrativas consideraban el lugar como un "giro negro", como se llama a los bares donde se juntan la prostitución y la venta de drogas. Un mozo dijo a la televisión que en el interior del edificio había unas cien personas que participaban de un acontecimiento privado.

El desastre hizo que la jefa izquierdista del gobierno capitalino, Rosario Robles, ordenara la detención del propietario de la discoteca, Alejandro Iglesias, para procesarlo por "homicidio imprudencial".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.