Italia aísla a pueblos del norte por la expansión de casos de coronavirus

Personal médico, ayer, con nuevas camas para el hospital de Codogno (Lombardía)
Personal médico, ayer, con nuevas camas para el hospital de Codogno (Lombardía) Fuente: AP - Crédito: Luca Bruno
Cerraron escuelas y negocios y pidieron a 30.000 personas que no salgan de sus casas en Lombardía y Véneto
Elisabetta Piqué
(0)
22 de febrero de 2020  

ROMA.- Y sucedió lo que se temía. Después de semanas de psicosis y de episodios de xenofobia y racismo en contra de ciudadanos chinos, aparecieron en Italia los primeros casos del nuevo coronavirus , el Covid-19 , en italianos que nunca pisaron China. El foco de la epidemia está en el norte del país, donde se registraron 16 casos -14 en la región de Lombardía (cuya capital es Milán) y dos en la región del Véneto (Venecia)-, que activaron la alarma en el país.

Las autoridades aplicaron cierres de escuelas, negocios y otros establecimientos, y un pedido para que las personas de las localidades afectadas no salgan de sus casas.

El "paciente cero" es un italiano de 38 años que trabaja en la multinacional Unilever de Casalpusterlengo y residente de Codogno, pueblo de 15.000 habitantes en la provincia de Lodi que, junto a otras localidades, fue puesto en virtual aislamiento con cierres de escuelas, oficinas y otros lugares públicos.

El "paciente cero" está internado, en condiciones graves, en el hospital de Codogno. Su esposa, embarazada de ocho meses, también resultó positiva y se encuentra internada en un hospital especializado en infecciones de Milán. También resultaron contagiados el hijo del dueño de un bar de Castiglione d'Adda, tres clientes del bar y otras ocho personas, entre ellas cinco enfermeros y tres pacientes del hospital de Codogno.

También se contagiaron dos personas de Vó Euganeo, pequeña localidad del Véneto, internadas en condiciones críticas y en terapia intensiva en el hospital de Padua.

"Estamos preocupados. Hablé con el alcalde para adoptar todas las medidas: cierre de escuelas y comercios, intentando reconstruir todas las actividades y contactos que estas personas tuvieron, para entender cuál es el nivel de cordón sanitario para poner en acto", dijo el gobernador del Véneto, Luca Zaia. "No debemos difundir el pánico, pero la primera regla es el aislamiento", agregó, al detallar que los dos contagiados no viajaron a China, sino que tuvieron contactos en la zona.

"No sabemos cuál es la entidad del contagio, pero trabajamos en la eventual necesidad de una estructura para eventuales infectados", detalló Zaia.

Al entrar en funcionamiento todas las medidas de seguridad y prevención, diez municipios de la provincia de Lodi ya fueron circunscriptos. Y se encontraban aisladas, afectando a 30.000 personas, las localidades de Codogno, Castiglione d'Adda y Casalpusterlengo, donde fueron cerrados escuelas, oficinas y bares.

La región de Lombardía pidió a todos los habitantes a "quedarse en casa" y canceló todos los eventos públicos y las actividades comerciales, salvo las de primera necesidad. Giulio Gallera, responsable de la sanidad regional, anunció que fueron puestas en aislamiento en predios del Ejército unas 250 personas que entraron en contacto con los contagiados, a quienes estaban sometiendo a un test. Entre ellas se encontraban empleados de Unilever, la empresa del presunto "paciente cero" y 70 enfermeros y médicos. Todos estarán en una cuarentena.

Según medios italianos, el "paciente cero" fue el 15 de febrero al hospital de Codogno con síntomas respiratorios, pero no lo internaron, sino que lo enviaron a casa. Al agravarse su condición, sí fue internado y ahí trascendió que había estado en contacto con un colega que había regresado de China, el presunto "paciente índice", que resultó, sin embargo, negativo al virus.

Desde Bruselas, adonde viajó para una reunión de la Unión Europea, el premier Giuseppe Conte intentó transmitir calma. "La población no debe estar preocupada, estábamos preparados para una emergencia. Adoptamos las medidas de máxima precaución, así como de aislamiento, así que no debe haber pánico".

Mientras tanto, llegaron buenas noticias del Hospital Spallanzani, de Roma: el investigador italiano que había regresado en un vuelo chárter organizado por Italia desde Wuhan, que había tenido un test positivo, al parecer ya se encuentra curado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.