Opinión. La caracterización de la fiscalía es peor que la denuncia en sí