La crueldad de EI se ensaña ahora con la Iglesia: un cura fue degollado en Francia