La hostilidad entre las dos grandes ramas del islam, una puja de más de mil años

(0)
3 de enero de 2016  

RIAD.-Las 47 ejecuciones realizadas ayer en Arabia Saudita avivan los enfrentamientos entre chiitas y sunnitas, y podrían desatar una tempestad en el Golfo Pérsico y en la seguridad mundial.

La hostilidad entre Arabia Saudita, la gran potencia regional sunnita, y el Irán chiita suele alimentar numerosos conflictos en Medio Oriente, debido a que los dos países están dominados por mayorías que profesan ramas distintas del islam.

Y la retórica extremista, frecuente en grupos jihadistas como Estado Islámico -que considera herejes a los chiitas- también está presente en el discurso oficial de las dos potencias regionales.

Los dirigentes sauditas, por ejemplo, justifican su actual intervención militar en Yemen contra las milicias chiitas como una lucha entre "el bien y el mal", mientras que Irán ha llegado a hablar de "genocidio".

En Siria, el gobierno y sus aliados, incluido Irán y el grupo chiita libanés Hezbollah, califican de "terroristas" a los opositores sunnitas.

Esa rivalidad entre Riad y Teherán, dos poderosos países musulmanes productores de petróleo, se remonta a varias décadas. Pero en los últimos años se agravó como consecuencia de la invasión de Irak en 2003 por parte de una coalición liderada por Estados Unidos. Luego de esa ofensiva, el gobierno de Bagdad quedó bajo la influencia de Irán, lo que cambió los equilibrios regionales que existían hasta entonces.

Los expertos occidentales entienden que uno de los grandes conflictos existentes en el mundo islámico es precisamente este conflicto entre sunnitas y chiitas, una puja que surgió hace más de mil años.

La historia de la división del islam se inició tras la muerte del profeta Mahoma, en el 632 después de Cristo, cuando sus seguidores empezaron a cuestionarse quién sería su sucesor en el gobierno del califato islámico. Algunos argumentaban que el poder debía designarse por gracia divina y que un parentesco familiar con Mahoma era la señal para elegir al futuro líder. En ese sentido, ese pequeño grupo (Shi'atu Ali, en árabe, o partidarios de Ali) creía que el mejor candidato para el califato era Ali, primo y yerno de Mahoma.

Otros expresaron su desacuerdo con que el principio de "sucesión por sangre" determinara al continuador del Profeta.

Según estos, la cabeza del califato debía ser elegida por la mayoría de los miembros de la comunidad musulmana. Esa posición aparece explicada en extractos de la Sunna, un libro que contiene las palabras del profeta y sus seguidores. Por esta apelación a la Sunna, el bando fue nombrado sunnitas.

Revolución

Más recientemente, en 1979, la Revolución Islámica en Irán marcó el comienzo de un régimen teocrático chiita en ese país, que hoy es el principal centro político de esa rama.

Pero también la guerra en Irak de 2003 influyó en el panorama debido a que la intervención de Occidente permitió a la mayoría chiita llegar al poder después de años de régimen sunnita de Saddam Hussein, que era visto como un obstáculo en el camino del Irán chiita. Desde entonces, el conflicto chiita-sunnita se intensificó.

En sus creencias, los chiitas esperan la llegada del 12° Imán, que se convertirá en líder musulmán, el Mesías capaz de instalar el Reino de Dios en la tierra pecaminosa. Para los sunnitas esta concepción es una herejía, ya que sostienen el concepto de adoración directa de Alá, sin intermediarios. El Imán, desde su punto de vista, es una figura religiosa ordinaria.

Para los sunnitas, la importancia que los chiitas dan a los imanes y al descendiente Ali pondría en duda el lugar del propio Profeta Mahoma y es por eso que los sunnitas creen que los chiitas introdujeron en el islam innovaciones "indebidas".

Además del Corán, los sunnitas reconocen la Sunna (las tradiciones del Profeta), y los chiitas el Akhbar (noticia sobre el Profeta).

La mezquita Masjid al-Haram en la Meca, la mezquita del Profeta en Medina y la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén son los tres destinos sagrados de peregrinaje para los sunnitas. Los chiitas, además de a estas tres mezquitas, peregrinan también al mausoleo del imán Hussein en la ciudad de Karbala, en Irak.

Agencia Ansa

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.