La imagen del líder ruso, envidia de los políticos

Jim Heintz
Jim Heintz MEDIO: Agencia AP
(0)
9 de septiembre de 2016  

MOSCÚ.-La declaración de Donald Trump sobre el 82% de aprobación del que goza Vladimir Putin en Rusia no tuvo nada de exageración. Las dos principales agencias de opinión pública de ese país concuerdan: la imagen positiva del líder del Kremlin sería la envidia de Trump y de Hillary Clinton .

Trump no citó la fuente de ese 82%, pero pareció referirse a la encuesta del Centro Levada, la única encuestadora independiente de Rusia. Levada dice que la encuesta fue realidad entre el 26 y el 29 de agosto. En todo caso, los índices de popularidad de Putin fueron sostenidamente altos durante sus tres mandatos.

¿Cómo lo logra? La economía rusa tambalea -el rublo vale la mitad de los que valía hace tres años-, la corrupción es endémica y el sur del país está en estado de insurgencia permanente. Para más de un mandatario, sería un cóctel fatal, pero Putin ha logrado surfear la situación con una combinación de control férreo y aplomo personal.

Bajo el gobierno de Putin, todos los canales importantes de televisión quedaron bajo control del Estado, y sus noticieros, principal fuente de información para gran parte del país, ya sea esquivan las críticas al presidente o directamente cantan sus loas.

Aunque actualmente Putin rara vez se engancha en esas demostraciones de vigor televisadas de sus primeros años de mandato, como aparecer a caballo con el torso desnudo o a bordo de un planeador, nunca lo muestran en esas situaciones incómodas que hacen quedar mal a cualquiera. Hasta el potencial escándalo derivado de su divorcio fue manejado hábilmente: Putin lo anunció ante un móvil de televisión durante el entreacto de una función de ballet.

Putin también suele apelar con frecuencia a la carta del orgullo nacional. Tras el anuncio de las sanciones de Occidente contra Rusia por su supuesto apoyo a los separatistas armados de Ucrania, Putin dio vuelta el asunto al asegurar que era una oportunidad para que Rusia desarrollara su producción local. Y nunca pierde ocasión de apelar a la profunda convicción de los rusos de ser incomprendidos y de estar bajo constante amenaza desde el exterior.

Si bien el elogio de Trump hacia Putin tal vez inquiete a muchos norteamericanos, también podría ser esperanzador para los que están hartos de tantos años de tensiones con Rusia.

Putin ha utilizado su popularidad para cultivar buenas relaciones con el gobierno autocrático y nacionalista del presidente húngaro Viktor Orban, y Rusia también está consolidando su marca entre los partidos de extrema derecha de otros países de Europa.

Además, la popularidad de Putin es un activo básico de la creciente presencia de los medios de prensa rusos en el exterior, tanto a través del muy visto canal satelital de noticias RT como del sitio web multilingüe Sputnik.

Si bien Putin ha calificado de "brillante" a Donald Trump y ha celebrado la perspectiva de mejorar las relaciones con Washington, el Kremlin parece decidido a no irse de manos en ese asunto. El vocero de Putin, Dimitri Peskov, se negó a hacer comentarios sobre los elogios de Trump hacia el mandatario ruso.

Traducción de Jaime Arrambide

Por: Jim Heintz
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.