La Jihad Islámica cesará sus ataques

Así lo afirmó el grupo terrorista, que decidió acatar el pedido de Arafat para poner fin a los atentados
(0)
26 de diciembre de 2001  

JERUSALEN.- La organización terrorista Jihad Islámica decidió ayer cesar "todas las operaciones militares contra Israel", incluidos los atentados suicidas, anunció Nafez Azzam, un alto responsable de este movimiento en Gaza.

"Esta decisión se efectúa en armonía con la unanimidad nacional palestina, que estipula el cese de las operaciones militares contra Israel", declaró este responsable.

Interrogado por la agencia AFP para saber si la Jihad Islámica había decidido el "cese de todas las operaciones militares contra Israel", Azzam indicó que su movimiento "afirma su preocupación por preservar la unidad en las filas palestinas y, en consecuencia, nosotros no vamos a sustraernos a la unanimidad palestina".

Según él, esta decisión fue tomada "para no ofrecer a Israel el pretexto de multiplicar sus presiones sobre la Autoridad Palestina". "Tal es la posición definitiva y oficial del movimiento", afirmó Azzam.

Pero pese al anuncio del grupo terrorista, la paz no estuvo presente en el día de Navidad en Israel: dos atacantes árabes y un soldado israelí murieron ayer en uno de los peores brotes de violencia ocurridos en años en la usualmente tranquila frontera entre Israel y Jordania.

El enfrentamiento, ocurrido durante una emboscada contra una patrulla israelí y la persecución de los atacantes por el río Jordán, resaltó la ausencia de paz en Tierra Santa, donde la Navidad fue conmemorada en un ambiente sombrío, después de 15 meses de conflicto palestino-israelí, y marcada por la forzada ausencia de Yasser Arafat de Belén.

Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque, en medio de la ira de los palestinos por la decisión israelí de prohibir el peregrinaje anual de Navidad de su presidente Arafat al pueblo venerado como el lugar de nacimiento de Jesús.

Intenso tiroteo

Al describir el enfrentamiento, ocurrido aproximadamente 15 kilómetros al norte de Cisjordania, un oficial del ejército israelí dijo que el comandante de una patrulla y un atacante resultaron heridos en el intenso tiroteo, iniciado en un área agrícola ubicada a poca distancia de la frontera.

"Reunimos un equipo de búsqueda y fuimos allí a expulsar a los terroristas", dijo el oficial a la radio israelí.

Un soldado murió y otros dos resultaron heridos en la batalla posterior, dijo el ejército, agregando que los cuerpos de dos "terroristas armados" fueron encontrados luego dentro de territorio israelí.

Fuentes de seguridad dijeron originalmente que las fuerzas israelíes penetraron en Jordania para capturar a los atacantes, pero luego aclararon que las tropas cruzaron una cerca levantada muy cerca de la línea fronteriza, sin abandonar territorio israelí.

En este sentido, el ministro de Estado jordano, Saleh Qallab, desmintió las versiones de que las fuerzas israelíes cruzaron la frontera y dijo que no había pruebas de que los infiltrados hubieran provenido de Jordania.

Sin embargo, una fuente de seguridad declaró a la agencia Reuters en Ammán que en los últimos meses las autoridades han frustrado numerosos intentos de infiltración de jordanos que simpatizan con el levantamiento palestino contra la ocupación israelí.

Poco turismo en Belén

En tanto, Israel dijo que prohibió que Arafat fuera a Belén porque el líder palestino no había arrestado a los responsables del asesinato del ministro de Turismo israelí ni a los militantes que llevaron a cabo otros ataques. Pero funcionarios palestinos dijeron que la medida estuvo orientada a socavar la autoridad de Arafat.

Belén, sacudida por 15 meses de violencia entre israelíes y palestinos que han ahuyentado el turismo, celebró de nuevo la Navidad con poca alegría y con las fuerzas israelíes estacionadas en las afueras.

Un festejo para renovar la esperanza

Mientras no llega la paz

En Afganistán, donde la guerra no termina, y en Nueva York, donde el duelo sigue presente, la Navidad sirvió ayer para renovar la esperanza en un futuro de paz, como instó en su tradicional mensaje el papa Juan Pablo II. En Medio Oriente, la Nochebuena no detuvo la violencia y Yasser Arafat fue impedido de asistir a la misa en Belén.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.