La Meca suma otra tragedia: 717 muertos en una estampida

La avalancha ocurrió durante una de las peregrinaciones; es el peor desastre en 25 años
(0)
25 de septiembre de 2015  

Los cuerpos de las fieles en peregrinación tras la estampida que provocó 717 muertes en las afueras de La Meca
Los cuerpos de las fieles en peregrinación tras la estampida que provocó 717 muertes en las afueras de La Meca Fuente: Reuters - Crédito: Archivo

LA MECA.- La tradicional peregrinación a la ciudad saudita de La Meca, el centro del rito musulmán, volvió a verse envuelta en una tragedia cuando una estampida de personas causó ayer 717 muertos y 863 heridos.

Se trata del segundo desastre en 13 días en la misma ciudad y el peor desde 1990, cuando 1426 personas murieron en la peregrinación a la ciudad por el Hajj, el quinto de los pilares del islam, por el cual un musulmán debe visitar La Meca al menos una vez en su vida.

La avalancha se habría producido, esta vez, por el aumento del flujo de fieles durante un ritual llamado "La lapidación del diablo", en el cual se lanzan piedras a tres columnas que representan las tentaciones del diablo.

Durante la ceremonia, realizada en un gran valle a 5 kilómetros de La Meca, en la localidad de Mina, es común que haya estampidas por las congestiones que se producen en la circulación de personas. La zona está rodeada de 160.000 carpas donde los peregrinos pasan la noche.

Todavía se realizaban investigaciones, pero se sabe que algo desató el pánico durante un atasco entre dos masas de personas que circulaban en sentido contrario. La mayoría de las víctimas murieron aplastadas o pisoteadas.

"La avalancha se produjo en una encrucijada que fusiona dos calles de peatones en una sola que lleva a Mina", dijo el vocero del Ministerio del Interior saudita, Manur al Turki, en conferencia de prensa.

Su par en la cartera de Salud, Jaled al-Falah, fue más allá y culpó a los peregrinos de lo sucedido. "La aglomeración y el incumplimiento de las instrucciones fueron las causas del accidente", explicó. Al-Falah también señaló que muchos fieles practican el ritual fuera de los horarios establecidos, si bien a cada grupo se le otorga una hora determinada durante los cinco días que dura el Hajj.

En cambio para Said Ohadi, el responsable de la organización iraní del Hajj, el accidente ocurrió porque se cerraron dos accesos cerca de l lugar "por motivos desconocidos", lo que habría generado la congestión.

De cualquier manera la intersección de las calles 204 y 233 mostró escenas terribles de cuerpos vestidos con túnicas blancas entre botellas de agua y sillas de ruedas destrozadas. Mientras tanto, los sobrevivientes (ver aparte) observaban subidos a los puestos que se levantan a los costados de la calle.

Los accidentes durante el Hajj, que reúne cada año a más de dos millones de personas, son usuales y el gobierno de Arabia Saudita invirtió 10.000 millones de dólares en los últimos años para mejorar la seguridad.

Sin embargo, estas medidas no lograron evitar la tragedia de ayer ni la ocurrida hace unas dos semanas, cuando colapsó una grúa sobre la Gran Mezquita de La Meca, que mató a 111 personas e hirió a otras 390. La maquinaría habría caído por causa de los fuertes vientos durante una tormenta.

Este accidente motivó a Riad a desplegar 100.000 policías para garantizar la seguridad durante el Hajj. Para Arabia Saudita, organizar el ritual en la ciudad de La Meca, de gran importancia para el islam, es motivo de orgullo. Pero aun así se repitieron una serie de accidentes mortales en las últimas décadas.

El peor desastre ocurrió en 1990, cuando 1426 peregrinos murieron en un túnel por una estampida provocada por la avería en el sistema de ventilación. Desde aquel momento, seis de los siete accidentes ocurridos tuvieron lugar durante "La lapidación del diablo". El último fue en 2006, cuando 364 fieles murieron.

Varios líderes mundiales expresaron ayer sus condolencias. "Estoy consternada por el grave accidente durante el Hajj en La Meca. Le expreso mis más sentidas condolencias", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, al rey Salman bin Abdelaziz al-Saud.

En tanto David Cameron, premier de Gran Bretaña, dijo en Twitter: "Estoy en pensamientos y oraciones con las familias de los que murieron en la peregrinación". También el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el ruso, Vladimir Putin, enviaron mensajes de condolencias.

"Lloramos por la trágica pérdida de estos fieles durante la peregrinación", dijo el vocero del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Ned Price.

Por su parte el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se sumó a las condolencias y habló de un hecho "trágico" durante la festividad musulmana.

El testimonio de sobrevivientes

En un instante quedaron en medio de la estampida

Abdullah Lofty

Peregrino egipcio

"Vi a alguien tropezar con un hombre en una silla de ruedas y varias personas comenzaron a tropezar con él. La gente empezó entonces a trepar encima de otros solo para poder respirar. Era como una ola. Estábamos avanzando y de repente se volvió en contra", contó. "No hubo ninguna preparación. Lo que pasó fue más de lo que estaban preparados para atender."

Ismail Hamba

Peregrino nigeriano

"Fue terrible, fue realmente terrible", dijo a AP, y relató que cayó al suelo y fue pisoteado por la gente pero que logró sobrevivir.

Ahmed Amagnuy

Peregrino español

"Éramos demasiadas personas, no podías moverte por ahí, y además hace mucho calor; es normal que se haya producido esa situación. Lo más seguro es que, de tanto empujarse, alguien se cayó y ahí tenemos las consecuencias", dijo a EFE. "Hablar de muerte aquí es normal; cada día acudimos a rezos por siete u ocho personas que murieron mientras hacían la peregrinación."

Abdulrahman

Peregrino de origen desconocido

"Vi que los peregrinos se estaban cayendo y que los estaban aplastando, y escuché a mujeres y ancianos gritando, pidiendo ayuda", dijo al diario The Guardian. "Traté de salir de ahí, perdí toda mi ropa, me la arrancaron, pero no me importó y pude salir. Después traté de entrar a una de las carpas [al lado del camino] pero me bloquearon las fuerzas de seguridad, que no dejaron pasar a nadie y aumentaron la crisis."

Mohammed Awad

Peregrino sudanés

"No podías contar cuántos cuerpos había. Estaban apilados uno arriba del otro", dijo a AP el hombre que salvó su vida al treparse a una reja junto con otros.

Agencias EFE, AP, DPA y AFP

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.