Coronavirus: la pregunta ahora es si lo peor está todavía por venir

Ben Casselman
Ben Casselman MEDIO: The Wall Street Journal Americas
(0)
30 de abril de 2020  

NUEVA YORK.- Ya es oficial: la pandemia de coronavirus rompió oficialmente la racha de crecimiento de Estados Unidos en los primeros tres meses del año. La pregunta ahora es qué tan bajo caeremos y cuánto tardará el país en recuperarse.

El Departamento de Comercio informó ayer que durante el primer trimestre, el PBI cayó a un ritmo anual del 4,8%. Se trata del primer declive desde 2014 y la peor contracción trimestral desde 2008, cuando el país estaba en recesión.

Y lo peor está por venir. En la mayor parte de Estados Unidos, los despidos en masa y el cierre generalizado de empresas recién golpearon a fines de marzo. Los economistas creen que las cifras del trimestre en curso, que reflejarán más cabalmente el impacto del confinamiento, mostrarán un ritmo anual de contracción del PBI del 30% o más, algo nunca visto desde la Gran Depresión de 1929.

"Será lo peor que hayamos visto en nuestras vidas", dice Dan North, economista en jefe de la aseguradora de créditos Euler Hermes North America, en referencia a las cifras que muy probablemente deje el segundo trimestre del año. "Serán los peores números desde la Segunda Posguerra."

La semana pasada, la Oficina de Presupuesto del Congreso norteamericano difundió proyecciones que indican que la economía empezará a crecer de nuevo en la segunda mitad del año, pero que el PBI no retornará a niveles prepandémicos, en el mejor de los casos, hasta 2022.

El consumo interno cayó a un ritmo del 7,6%. La inversión de las empresas, que ya tenían problemas, volvió a caer y ya apunta cuatro trimestres en baja. Y con el comercio internacional casi paralizado, también se desplomaron tanto las importaciones como las exportaciones norteamericanas.

El sector servicios ha sido particularmente golpeado por la pandemia: los restaurantes están cerrados, los vuelos despegan casi vacíos y los estadios están desiertos desde hace semanas. El gasto en servicios cayó a un ritmo del 10,2% durante el primer trimestre, y el gasto en restaurantes y hoteles se derrumbó casi un 30% sobre la base de la comparación anual. Los consumidores hasta gastaron menos en salud, ya que pospusieron consultas y procedimientos médicos no urgentes. La venta de autos se hundió un 33,2%.

"Cuanto más tiempo esté apagada la economía, más costará volver a encender la máquina", dice Tara Sinclair, economista de la Universidad George Washington.

Traducción Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.