Las peleas siguen pese al freno de las llegadas

Las cifras de 2018 son sustancialmente más bajas que las de 2015, el año pico de la crisis
Patrick Kingsley
(0)
30 de junio de 2018  

LAMPEDUSA, Italia.- Miles de migrantes desembarcaron diariamente en las playas de Grecia. A los puertos de Italia, llegaron miles cada semana. Y cientos de miles atravesaron todos los meses las fronteras de Alemania, Austria y Hungría.

Pero eso era en 2015. Tres años después del pico de la crisis migratoria en Europa, las playas griegas están tranquilas. Desde agosto pasado, los puertos de Sicilia están relativamente vacíos. Y aquí, en la remota isla de Lampedusa -extremo meridional de Italia y línea de frente de la crisis-, el centro de detención de migrantes está en silencio desde hace tiempo.

"Desde 2011 que no estaba todo tan tranquilo", dice el alcalde de la isla, Salvatore Martello. "El número de arribos se redujo drásticamente".

Esa es la paradoja de la crisis migratoria en Europa: la cantidad real de migrantes que llegan actualmente volvió a los niveles anteriores a 2015, pero la política migratoria sigue convulsionando al continente.

La abrupta caída del ingreso de migrantes no implica que Europa no enfrente un desafío real. Hay países de la UE que tienen problemas para absorber a los alrededor de 1,8 millones de personas llegadas por mar desde 2014. En Alemania, la inquietud de la población llegó a la crispación tras diversos ataques de alto perfil llevados a cabo por migrantes, como el asesinato de un estudiante de 19 años y el atentado terrorista en un mercado navideño que dejó 12 muertos.

Y los líderes de la región siguen discrepando tajantemente sobre quién debería hacerse cargo de los recién llegados: ¿los Estados fronterizos, como Italia y Grecia, por donde ingresan a Europa la mayoría de los migrantes, o los países ricos, como Alemania, destino final de muchos?

Pero lo asombroso es que muchos mandatarios, sobre todo los de partidos de extrema derecha, sigan logrando generar exitosamente la sensación de que Europa es un continente asediado por la migración, por más que los números pinten un cuadro muy distinto.

"No hemos logrado defendernos de la invasión migratoria", dijo en un reciente discurso el ultraderechista primer ministro de Hungría, Viktor Orban, quien también convirtió en delito con pena de prisión el prestarle ayuda a los migrantes.

Orban no es el único en adoptar la línea dura. Desde principios de mes, el flamante ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, ha cerrado los puertos de Italia a las embarcaciones de rescate de las instituciones humanitarias. Su par alemán, Horst Seehofer, amenazó con enviar de regreso a los migrantes que se encuentran en la frontera sur del país. Y del otro lado del Atlántico, Donald Trump ha afirmado, erróneamente, que la migración sumió a Alemania en una epidemia de criminalidad. La realidad es que a pesar de lo que digan, la migración retornó a sus niveles precrisis. Desde hace tiempo.

En 2015 llegaron a Grecia unas 850.000 personas en busca de asilo. En lo que va de 2018, apenas más de 13.000 han hecho la misma travesía. En 2015 ingresaron a Italia unos 150.000 migrantes, y en lo que va de este año fueron apenas 17.000. En 2016, las solicitudes de asilo tocaron su pico, un promedio de más de 62.000 personas pedían asilo mensualmente en Alemania, mientras que este año ese promedio ha descendido a poco más de 15.000 por mes, el índice más bajo desde 2013.

Al mismo tiempo, varios países cerraron acuerdos de deportación con Sudán. Un acuerdo con Nigeria ayudó a frenar el contrabando de personas en el Sahara Occidental. Y lo que es más polémico aún: en 2016, los gobiernos alemán y holandés negociaron un acuerdo de la UE con Turquía, que puso un drástico freno a la migración hacia Grecia.

"La paradoja es que más allá del relato de que Merkel abrió las fronteras de la UE a los migrantes, lo cierto es que Merkel y los holandeses negociaron el acuerdo fronterizo europeo que mayor efecto tuvo", dice Gerald Kraus, director de la Iniciativa de Estabilidad Europea, un grupo de investigación con sede en Berlín y responsable de la redacción de los primeros borradores del acuerdo.

Hoy, el desafío de Europa es logístico: cómo alojar a los migrantes que esperan una resolución sobre su solicitud de asilo; cómo integrarlos a la economía y la sociedad cuando son aceptados, y cómo deportarlos cuando no lo son. Son desafíos que se suman a los sórdidos campos de migrantes de Grecia, que albergan a la mitad de los 60.000 buscadores de asilo que esperan en ese país, o a la economía en negro en Italia, donde son explotados 500.000 ilegales.

Si bien los mandatarios que se oponen a la inmigración están capitalizando exitosamente el tema migratorio, lo cierto es que están divididos. Italia quiere barrer con las regulaciones de Dublin, que estipulan que los buscadores de asilo deben permanecer en el primer país en el que se registraron, y que también establece cuotas de migrantes que deben distribuirse entre los países del bloque. Pero la línea dura se niega a compartir la carga de Grecia e Italia.

Y allá lejos, en Lampedusa, el debate parece ser menos sobre los desafíos logísticos que plantean los migrantes que sobre el creciente abismo que se abre entre las fuerzas liberales y no liberales de Europa. "Es una guerra ideológica", dice Martello, alcalde de Lampedusa. "Europa está dividida en dos bloques principales: están los que hablan de defender las fronteras y están los que realmente hacen algo para mejorar la situación".

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.