"Las reformas de Francisco están fallando", advirtieron en un think tank de Londres

En el Chatham House analizaron los cinco años de Jorge Bergoglio al frente de la Iglesia
Camila Fronzo
(0)
22 de febrero de 2018  

LONDRES.- El 13 de marzo se cumplen cinco años desde que Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa, tras la renuncia de Benedicto XVI. El exarzobispo de Buenos Aires primer papa latinoamericano, jesuita y argentino de la historia, insufló un viento de cambio en la Iglesia que despertó simpatía, esperanza y emoción en parte de los 1300 millones de católicos. Sin embargo, cinco años después y mientras su figura es centro de atención de los círculos de poder y de escenarios de debates en el orden global, las reformas que impulsa están lejos de concretarse según la opinión de algunos analistas.

Uno de ellos es Massimo Franco, editor y columnista del Corriere della Sera, panelista durante un análisis sobre la Iglesia en el mundo moderno en el think tank británico Chatham House, en Londres. "Este papa provocó un trauma. Creó mucho temor y esperanza, pero después de cinco años su propuesta revolucionaria está casi terminada", disparó Franco. "Los problemas de la Iglesia son enormes, y no puede resolverlos".

El mayor de esos problemas está dentro del Vaticano. Las reformas económicas y de la curia muestran los primeros signos de agotamiento. Además, no está claro en quién puede confiar el Papa. "Los conservadores lo acusan de haber ido demasiado lejos con temas como matrimonio, divorcio y homosexualidad", explicó Franco, que advirtió sobre la "corte paralela de facto" que se creó cuando Bergoglio dejó los lujosos aposentos del Vaticano para instalarse en el modesto hotel eclesiástico Santa Marta. Parte de esa confusión quedó en evidencia durante la visita del Papa a Chile, en enero último, donde se cree que fue mal asesorado al defender al obispo Juan Barros, acusado de encubrir los abusos sexuales.

Otro problema es la falta de transparencia. En el último año, varias acusaciones contra la curia y quienes lideran la reforma salieron a la luz. El cardenal australiano George Pell, responsable de Finanzas del Vaticano, dejó su cargo tras ser acusado de encubrir abusos sexuales contra chicos. Denuncias que, se cree, pudieron haberse generado dentro del mismo Vaticano. Luego renunció el auditor general de la Santa Sede, Libero Milone, que dijo haber sido forzado a dimitir bajo amenaza de arresto. "El Vaticano está más dividido que en 2013. Mantener la unidad de la Iglesia está siendo cada vez más difícil", advirtió Franco.

Por último, "la visión del sur", como la define el italiano, está generando roces con las primeras economías del mundo. "Este es un papa latinoamericano. Su elección significó un corte entre la visión Occidente-Oriente; él ve al mundo desde el sur", describe Franco. Destaca la relación que estableció con China, pero advierte que el trato con Occidente se volvió más áspero: "Las relaciones no son tensas solo con Donald Trump, sino también con el episcopado estadounidense. Hay una desconexión cultural entre el Papa y gran parte de Occidente. Europa, sobre todo".

A pesar de los obstáculos, Franco descartó la renuncia del Papa. "No creo que se dé por vencido, pero las reformas de Francisco están fallando. Se habla de que el próximo papa será europeo. La gran incógnita es si este papa quedará completamente borrado de la memoria de la Iglesia o si su sucesor continuará su legado".

Según Franco, el Papa dio una lección al decir que si la Iglesia no integra a una gran porción del mundo (más allá de Occidente) esa porción la va a terminar destruyendo. Falló, sin embargo, al poner tanto énfasis en la pobreza, en particular, al dividir el mundo entre ricos y pobres.

El mes pasado, el Papa visitó Chile y Perú. Ya había estado en otros siete países de la región. "Creo que no visita la Argentina, en primer lugar, porque el país está muy dividido. Segundo, porque la relación con Mauricio Macri no es la mejor", aventuró Franco, que entrevistó al Presidente luego de su audiencia papal. "Si bien fue muy diplomático, se mostró furioso porque lo recibió solo 22 minutos. Es porque representa 'la otra Argentina', no la del Papa", dice sobre el encuentro.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.