Los demócratas del Congreso sospechan que la turba tuvo cómplices entre sus pares republicanos