Opinión. Para millones de votantes, el triunfo de Trump no fue ninguna sorpresa