¿Por qué Greta Thunberg no ganó el premio Nobel de la Paz 2019?

Greta Thunberg, la activista sueca que creó el movimiento "Viernes por el Futuro"
Greta Thunberg, la activista sueca que creó el movimiento "Viernes por el Futuro" Crédito: Instagram de Greta Thunberg
Karla Adam
(0)
11 de octubre de 2019  • 11:25

LONDRES.- Greta Thunberg era la favorita para ganar el Premio Nobel de la Paz este año. Sin embargo, el comité noruego galardonó esta mañana al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, destacando su gestión en el acercamiento a Eritrea, tras un conflicto fronterizo de 20 años entre ambas naciones.

Pero, ¿por qué pasaron por alto a Thunberg? ¿Por qué se equivocaron tanto los pronósticos?

El proceso de selección del Nobel de la Paz es altamente confidencial: todo lo que el comité reveló fue que hubo 301 nominaciones este año (223 personas y 78 organizaciones). Los nombres de algunos contendientes se hacen públicos por sus nominadores. La joven activista sueca, por ejemplo, fue nominada por tres legisladores noruegos. Pero la lista completa no se dará a conocer en 50 años.

También puede ser difícil anticipar al ganador porque la selección refleja las idiosincrasias de cinco personas elegidas por el parlamento noruego.

Eso no impide que la gente adivine, o apueste, sobre el ganador. Ayer por la noche, Thunberg fue la favorita entre los corredores de apuestas William Hill (2/5) y Coral (4/7).

El discurso de Greta Thunberg en la ONU en Nueva York

01:30
Video

Pero tenía varios factores que trabajaban en su contra, según los analistas que siguieron el premio.

Henrik Urdal, jefe del Instituto de Investigación de la Paz de Oslo, omitió a Thunberg de su lista personal del Premio Nobel de la Paz que publica desde 2017.

Explicó su decisión a The Washington Post, diciendo que "no hay consenso científico de que haya una relación lineal entre el cambio climático, o la escasez de recursos, en términos más generales, y el conflicto armado".

El vínculo entre el cambio climático y el conflicto es objeto de acalorados debates.

Robert Falkner, experto en clima de la London School of Economics, dijo que era difícil establecer y probar un vínculo directo entre el cambio climático y la seguridad y la confrontación militar, en parte porque la misma crisis puede desencadenar respuestas distintas en diferentes países.

Pero agregó: "Donde ya hay fuentes de estrés ecológico que pueden extenderse a un conflicto, se intensificarán, multiplicarán y acelerarán. Es por eso que el Pentágono, [el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña] y la OTAN están estudiando esto". El Pentágono ha calificado al cambio climático como un" multiplicador de amenazas".

"La definición estrecha de conflicto -como en un conflicto militar o confrontación interestatal, que es, en cierto sentido, la perspectiva de principios del siglo XX sobre el conflicto y la guerra- es un concepto muy anticuado y una noción de la palabra bastante limitada", dijo Falkner.

"Campeones ambientales"

El premio ha sido reservado para campeones ambientales en el pasado. En 2007, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el ex vicepresidente Al Gore ganaron el Nobel "por sus esfuerzos para construir y difundir un mayor conocimiento sobre el cambio climático provocado por el hombre, y sentar las bases para las medidas necesarias para contrarrestar tal cambio ".

En 2004, la política y ecologista keniana Wangari Maathai fue laureada "por su contribución al desarrollo sostenible, la democracia y la paz ". En 1970, el premio fue a Norman Borlaug, a veces llamado el "padre de la revolución verde".

Pero Urdal dijo que tales elecciones serían menos probables ahora, ya que el comité del premio ha tratado de responder más de cerca a los deseos originales de Alfred Nobel.

Respetar los deseos de Alfred Nobel

Nobel delineó el premio en su testamento, en donde escribió que el destinatario debía ser alguien que haya avanzado en la "abolición o reducción de los ejércitos permanentes", lo que algunos han interpretado que requiere una conexión directa con la paz y el conflicto.

"Si lo haces demasiado amplio, pierde un poco el sentido", dijo Urdal.

Janne Haaland Matlary, profesora de política en la Universidad de Oslo, estuvo de acuerdo en que Thunberg era un candidato "comodín". El vínculo entre el cambio climático y el conflicto sigue siendo "bastante tenue en este momento", dijo. "Todo el mundo ve que las inundaciones pueden causar conflictos, migración, etc., pero esto de ninguna manera está bien establecido como un problema de política de seguridad".

También es posible que el momento no fuera el correcto para Thunberg. El comité elabora una lista breve "de los candidatos más interesantes y dignos" poco después de la fecha límite de nominación a fines de enero. Pero algunos de los momentos más impresionantes del activismo de la joven de 16 años: las huelgas climáticas mundiales, su viaje transatlántico en un velero, su discurso en la ONU, llegaron más tarde en el año.

El premio, sin duda, habría sido un gran impulso de relaciones públicas para la activista adolescente, que ahora se encuentra en Denver como parte de una gira por América del Norte. Pero Thunberg ha dicho que no protesta para "obtener premios y reconocimientos".

Tuiteó a sus 2,8 millones de seguidores que el viernes estaría haciendo lo que hace todos los viernes: manifestarse contra el cambio climático. Por supuesto, a su edad, puede tener muchas más oportunidades de ganar.

The Washington Post

Por: Karla Adam
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.