Pulsera electrónica, la propuesta en Uruguay para que viajen más argentinos a Punta del Este

Las playas esteñas, un atractivo permanente para los argentinos
Las playas esteñas, un atractivo permanente para los argentinos
(0)
31 de octubre de 2020  • 13:23

MONTEVIDEO.- El Departamento de Turismo en Maldonado, donde se encuentra Punta del Este, hizo una insólita propuesta al gobierno de Luis Lacalle Pou para que se exija pulsera electrónica, "al estilo de las tobilleras", a los argentinos que viajen a Uruguay este verano.

En una reunión con el viceministro de Turismo, Remo Monzeglio, el director departamental de Maldonado, Luis Borsari, propuso esa idea para tener un mayor control sobre los visitantes en momentos en que las fronteras están cerradas para los no residentes, al tiempo que planteó la posibilidad de que puedan entrar al país también los propietarios que no tengan residencia en el país vecino, algo que hasta ahora no puede suceder.

Además del turismo interno, Borsari espera recibir un núcleo importante de uruguayos residentes en el exterior (unos 200.000 suelen ir a veranear) y a extranjeros con propiedad en el departamento y residencia: "A ellos les tendría que pasar algo muy grave para faltar en la temporada", dijo, según el diario El País.

A este grupo se le sumarían los cerca de 20.000 nuevos habitantes que se instalaron en Punta del Este y sus alrededores durante la pandemia: extranjeros que fueron a ocupar sus casas de descanso para pasar la cuarentena y uruguayos que se mudaron atraídos por precios de venta y de alquiler interesantes. Ellos ayudaron a que el balneario viviera "un invierno atípico con mucho movimiento", reconoce.

Pero los especialistas del sector sostienen que una opción que podría ayudar a hacer una diferencia: dejar entrar a los propietarios aunque no tengan la residencia. "Reúnen todas las condiciones y están ávidos de venir. Algunos llevan 35 años veraneando acá pero jamás pensaron en sacar la residencia", dijo Borsari.

Para darle más chances a la aceptación de esta alternativa, Borsari propuso la pulsera electrónica para los extranjeros que llegan al país, "una idea original", según El País.

"Cree que sería viable exigirles que ingresen con una pulsera electrónica -al estilo de las tobilleras-, a su costo. En caso de incumplir con la cuarentena obligatoria, ante una denuncia, la misma se activaría para chequear su localización. Para ello debería montarse una oficina de vigilancia, que Borsari opina que debería ser gestionada por las fuerzas armadas", dice el artículo del diario uruguayo.

Turismo en pandemia

La cuestión del turismo extranjero fue objeto esta semana de varias reuniones del gobierno nacional con los representantes del sector, dado que Uruguay el destino elegido anualmente por más de tres millones de extranjeros, que ingresan unos 1800 millones de dólares al país -representando el 8% del PBI- y generan 127.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, con 3082 casos y 58 muertes, Uruguay es uno de los países que mejor ha gestionado la pandemia de coronavirus en el mundo y la llegada de turistas extranjeros podría poner en riesgo ese logro.

Andrés Castellano, presidente de la Asociación Turística de Colonia, y Cristina Otero, directora de Turismo de esa intendencia, también sugirieron que debería abrirse el puerto de Colonia "para así mejorar la logística que motivaría a venir aquellos argentinos propietarios con residencia -que están habilitados a ingresar- y también permitirles entrar a los que aún no tienen la residencia".

Otero dijo que en los últimos días se reforzó el control para que los argentinos cumplan la cuarentena y además -aportó Castellano- otro sondeo indicó que hay interés argentino en cruzar a la otra orilla, concretar inversiones como la compra de propiedades e incluso experimentar una residencia de mediano plazo.

En Maldonado se piensa parecido. La invasión de turistas argentinos que tradicionalmente ocurre luego de Navidad "es impensable", pronostican los operadores. Y esto, en parte, no es solo por culpa de la pandemia y las fronteras cerradas. "La diferencia cambiaria con la Argentina iba a impedir de todas formas que llegara masivamente la clase media, que es la que realmente mueve la aguja. Pero no sería un obstáculo para los bolsillos más holgados", opina Javier Sena, presidente de la Cámara Inmobiliaria Punta del Este-Maldonado.

Por el momento cerca de un 40% de la hotelería uruguaya ya abrió sus puertas, pero la proyección es incierta, ya que el 75% de la ocupación depende de los extranjeros y compite contra los alquileres que tienen un status casi de "parahotelería".

Sena, desde la cámara inmobiliaria, consideró que el turismo interno compensará entre el 25% y 30% de las divisas que dejan los extranjeros en el balneario, "porque por más que los precios se ajusten están pensados para otros bolsillos". Por eso propuso que se replantee el ingreso de los extranjeros que tienen propiedad.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.