Sonrisas y cánticos en el campo de refugiados

La visita fue uno de los momentos más emotivos de la gira
(0)
30 de noviembre de 2015  

BANGUI (De una enviada especial).- Fue seguramente uno de los momentos más emotivos la visita que el Papa ayer hizo a uno de los varios campos de refugiados que hay en esta capital. En la República Centroafricana las atrocidades contra la población civil cometidas por parte de los dos grupos en pugna -los musulmanes seleka y los antibalaka, cristianos- provocaron 450.000 refugiados en el exterior y el desplazamiento interno de otras tantas personas, que desde las zonas rurales escaparon a la ciudad.

Miles de chicos, que para la ocasión se habían puesto su mejor ropa y hecho sus mejores peinados -las niñas con las clásicas trencitas cosidas-, esperaron al Papa en fila con pedazos de sábana blancos donde se habían escrito simples palabras: amor, paz, unidad, igualdad.

En medio de cantos de bienvenida tradicional, rodeado por una nube de ellos, Francisco, sonriente, repartió caricias a todos, abrazó, besó, como siempre cercano a la gente y saludó también a todas las mujeres y chicos que se le acercaban con camisetas de fútbol. Cuando tomó el micrófono, habló con sencillez: "Nosotros todos debemos trabajar por la paz. Todos debemos hacer algo. Vivir en paz, cualquier etnia, cualquier religión, pero todos en paz, porque todos somos hermanos".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.