Steve Jobs, el genio mundial de la tecnología que pelea por su vida

Tras su alejamiento de Apple, se extiende el debate sobre su influencia y su legado
Gastón Roitberg
(0)
7 de septiembre de 2011  

Estaba acostumbrado a hablarle al mundo a través de sus creaciones, pero algo cambió en la vida de Steve Jobs a partir de este año. Su delicado estado de salud (un cáncer de páncreas con el que viene luchando desde 2004) fue el motor de su renuncia como conductor de Apple , la compañía con sede en Cupertino, California, que es sinónimo de Mac, iPod, iPhone, iTunes, AppStore y iPad, inventos que cambiaron para siempre la manera en que las personas se relacionan con la tecnología.

Su dimisión no impacta únicamente en la industria tecnológica, en la que es uno de los líderes. Es un golpe para una manera de hacer negocios y generar valor que viene acoplada por un poderoso eslogan ( think different , pensar diferente en inglés) y una palabra de moda: innovación.

Como hombre público, su salud siempre estuvo en el centro de la escena, incluso en la cultura organizacional de Apple, pero ahora se convirtió en una presa fácil de los paparazzi . El escandaloso sitio TMZ primero, y luego el OrientalDaily chino publicaron una serie de supuestas fotos de un Jobs visiblemente desmejorado en el estacionamiento de un centro de salud. Mientras todavía se discute su autenticidad en las redes sociales, la opinión pública norteamericana se escandaliza por la invasión a la privacidad de un hombre todopoderoso en estado de deterioro evidente.

¿Cómo se explica esta influencia de Jobs? ¿Por qué su salida de Apple y el avance de su enfermedad tienen más impacto que el próximo lanzamiento del nuevo iPhone o la llegada a las librerías de su primera biografía oficial, que ya es un éxito de preventa? Por ejemplo, su regla de oro va a contramano de todas las leyes del marketing, incluso en sus grandes fracasos: mucha gente descubre lo que le gusta recién cuando lo ve y por eso no hay que hacerles caso a ciertos instrumentos como los focus groups . En él se expresa de manera notable la idea de que para triunfar es necesario fracasar varias veces.

Una de sus más famosas frases ("Es realmente complicado diseñar productos de esta complejidad a través de focus groups . La mayoría de las veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo muestras") refleja cierta soberbia, pero también una cercanía con el usuario que se aleja de cualquier manual de procedimiento.

"La preocupación por los usuarios siempre ha estado en el centro de los desarrollos de Apple, así como una visión de largo plazo sobre sus necesidades y demandas", explica José Luis Orihuela, doctor en Ciencias de la Información y docente de la Universidad de Navarra. "Jobs consiguió que la primera experiencia del usuario ante cada nuevo producto fuera el convencimiento inmediato de que era justo lo que necesitaba", agrega.

Mucha gente piensa que detrás de Jobs hay algo más que un nerd o un genio de las computadoras. Se lo compara con grandes artistas de otras épocas, porque de su mente salieron obras de arte, expresadas en la forma de dispositivos tecnológicos que cambiaron las reglas del juego de toda la industria. Pantallas táctiles, tiendas de venta de contenido multimedia, aparatos ultralivianos, artefactos cool y cuidado por la experiencia del usuario son algunos de los condimentos que más se destacan de su legado.

"En agosto, cuando se conoció la ilustración de las futuras oficinas de Apple -un anillo plateado sobre una colina arbolada iluminada por el sol del amanecer- se me ocurrió escribir en Twitter que Jobs es nuestro Leonardo Da Vinci", dice Julián Gallo, consultor en medios digitales y admirador de la obra de Jobs. Y explica el porqué: "Al ver ese monumental edificio, los asocié por el deseo que ambos tuvieron de inventar el futuro, de inspirarlo y de intentar construirlo".

Así como en el campo tecnológico hay un antes y un después de Jobs, en la cultura empresarial hay un antes y un después de Apple (la compañía más admirada del planeta, según la última lista de Fortune ). Todos la quieren imitar, hecho que se comprueba en cientos de libros y publicaciones que la señalan como modelo por seguir. Jobs es, además, una figura galardonada en el ámbito académico (recibió honores de diferentes casas de estudio) y figura siempre en los primeros lugares de los ránkings de hombres de negocios más ricos e influyentes del planeta, con una fortuna de 8300 millones de dólares.

Confianza

Para Jobs, el punto siempre fue, sin perder de vista el horizonte de la rentabilidad que domina a las grandes corporaciones, confiar en sí mismo para cambiar las reglas del juego a partir de su intuición y la observación del entorno. Sus invenciones apuntaron a completar demandas insatisfechas. Su reemplazante como CEO de Apple, Tim Cook, es muy hábil para los negocios, pero muchos dudan que sea el indicado para reemplazar esa manera tan personal de crear tecnología.

Mariano Amartino, bloguero y experto en nuevos medios, afirma que el principal legado del creador de Apple es la integración de una serie de dispositivos sin puntos de vinculación a un mundo conectado.

"Lanzó un teléfono capaz de torcerles el brazo a las operadoras y cambiar para siempre lo que un aparato así puede hacer por el usuario; presentó una tableta en un campo en el que todos habían fracasado y logró que la gente diga «quiero una iPad» en lugar de «quiero una tableta». Y consiguió que la gente consuma fotos, videos, los edite, los quiera ver en su televisor y compartirlos con todo el mundo en apenas unos clics", detalla.

En 2007, cuando se lanzó el primer iPhone (después de que muchos analistas pronosticaran un fiasco por el escaso conocimiento de Apple sobre la telefonía celular), el mercado quedó asombrado por la mejora sustancial de las pantallas táctiles (un acierto por su característica intuitiva y sencillez) y un menú a la carta de aplicaciones para el usuario final. El iPhone no era el mejor teléfono en aquel momento, pero ofrecía una experiencia novedosa y era un artefacto bello y diferente.

En el extremo opuesto de sus millones de admiradores, las críticas que recibe hacen foco en modelos de negocio cerrados, mayormente pagos y con un riguroso patentamiento de sus invenciones, en un entorno en el que el código abierto y la gratuidad dominan la escena.

Palabras como "mágico", "maravilloso" y "deslumbrante" todavía repiquetean en la mente de quienes siguieron en vivo o por Internet alguna de sus grandes presentaciones de productos o el lanzamiento de su tienda de música online iTunes. Son términos dotados de una enorme simplicidad, la misma característica de los productos que inventó y que permiten una conexión más natural entre las personas y la tecnología.

Con la colaboración de Pablo Martín Fernández

Una biografía en camino

El libro Steve Jobs, una biografía saldrá a la venta el 21 noviembre, cinco meses antes de lo previsto. Su autor, Walter Isaacson, es un best seller de biografías de grandes personalidades, como Benjamin Franklin, Albert Einstein y Henry Kissinger.

Simon & Schuster, la editorial norteamericana que encargó el libro, asegura que su autor tuvo durante tres años de investigación no menos de 40 contactos directos con Jobs y que obtuvo el testimonio de más de 100 socios, parientes, ex novias y competidores del fundador de Apple. En diciembre llegará a la Argentina de la mano de Random House Mondadori y seguramente será un éxito de ventas, como en el resto del mundo.

La cadena Barnes & Noble y el sitio de venta Amazon ofrecen preordenarlo por 20 dólares el ejemplar. Jobs pidió no tener control editorial sobre el libro de 448 páginas, a pesar de que numerosas biografías anteriores no recibieron su visto bueno. "Su historia está llena de lecciones acerca de la innovación, carácter, liderazgo y valores", dice el mensaje de la preventa del libro

STEVE JOBS

Fundador de Apple

Nombre completo: Steven Paul Jobs

Edad: 56 años (24/2/1955)

Residencia: Palo Alto, California

Patrimonio: US$ 8300 millones

Salario: un dólar

Estado civil: casado (cuatro hijos)

Religión: budista

Una frase: "La mayoría de la gente piensa que el diseño es una chapa, es una simple decoración. Para mí, nada es más importante en el futuro que el diseño. El diseño es el alma de todo lo creado por el hombre".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.