Tensión por los migrantes en el límite entre Grecia y Turquía

Migrantes en la ciudad fronteriza de Pazarkule
Migrantes en la ciudad fronteriza de Pazarkule Fuente: AFP - Crédito: Bulent Kilic
Atenas frenó el ingreso de 4000 personas y criticó a Erdogan por no impedir su tránsito a Europa; ya hay 13.000 refugiados en la zona fronteriza
(0)
1 de marzo de 2020  

ATENAS.- La frontera entre Turquía y Grecia volvió a convertirse en un punto caliente de la crisis de migrantes que intentan llegar a suelo europeo. Atenas informó que había impedido anteayer el ingreso de unas 4000 personas provenientes de Turquía, luego de que el gobierno de Recep Tayyip Erdogan permitiera la entrada en su país de unos 18.000 migrantes, en un intento de obligar a Occidente a que lo apoye contra el régimen sirio de Bashar al-Assad.

"Protegimos nuestras fronteras y las de Europa . Impedimos 4000 intentos de entrada ilegales", dijo Stelios Petsas, un vocero del gobierno griego, poco después de que Turquía anunciara que dejará de impedir el tránsito de los migrantes que deseen cruzar hacia Europa , lo que provocó el enojo de las autoridades de Atenas.

El funcionario agregó que su gobierno "está decidido a hacer todo lo necesario para proteger las fronteras", y destacó que se habían reforzado los dispositivos de seguridad en las fronteras terrestres y marítimas con el país vecino.

Según Petsas, se realizaron 66 arrestos en la frontera terrestre de la región fronteriza de Evros, donde miles de migrantes, alentados por el anuncio del gobierno turco, acudieron con la esperanza de entrar en Grecia.

"El chantaje de Erdogan no va a funcionar", sentenció ayer el viceministro de Relaciones Exteriores griego, Miltiadis Varvitsiotis, en referencia a la decisión del mandatario, que tiene el objetivo explícito de incitar un mayor apoyo de la Unión Europea en la contención de la crisis humanitaria que se torna cada vez más dificultosa.

Por su parte, el primer ministro Kyriakos Mitsotakis convocó ayer a varios de sus ministros, al jefe de los ejércitos y a los responsables de los guardacostas griegos.

Tras los anuncios del gobierno griego, Turquía no retrocedió y hasta endureció su postura.

"Ayer abrimos las puertas. Y no las cerraremos. ¿Por qué? Porque los europeos deberían cumplir sus promesas", dijo Erdogan, y agregó que había permitido el ingreso de 18.000 nuevos migrantes provenientes de Siria, que tenían intenciones de continuar hasta Europa.

Según Naciones Unidas , hay por lo menos 13.000 personas, entre ellas "familias y chicos", en los 212 kilómetros de frontera entre ambos países. Muchos están en la localidad turca de Pazarkule, donde la situación se tensó con algunos altercados entre la policía de ese país, que lanzó granadas lacrimógenas, y los migrantes, que respondieron con piedrazos.

El ministro de Interior turco afirmó que unos 50.000 migrantes habían entrado en Europa desde la provincia de Edirne -al noroeste del país- desde anteayer, pero no proveyó evidencia que respaldara la cifra, que se presume excesiva.

En tanto, la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen declaró ayer que la UE observa "con preocupación" el flujo de migrantes que, además de Grecia, podría afectar a Bulgaria, otro país miembro del bloque que comparte una frontera con Turquía.

"Nuestra principal prioridad en estos momentos es garantizar que Grecia y Bulgaria tengan todo nuestro apoyo. Estamos listos para darles apoyo adicional, incluido a través de Frontex [la guardia fronteriza europea] en la frontera terrestre", señaló von der Leyden.

Ante la decisión de Grecia y Bulgaria de cerrar sus fronteras terrestres, y a pesar de los fuertes vientos, otros migrantes intentaron ganar el territorio griego a través de las islas en el mar Egeo. Según Atenas, unas 180 personas habían logrado llegar a varias islas del archipiélago entre ayer y anteayer.

La situación de la crisis de refugiados en Turquía se agravó en los últimos meses por el arribo de nuevas olas de migrantes sirios, provocado la ofensiva que inició en diciembre pasado el gobierno de Al-Assad para retomar la ciudad de Idlib, último bastión rebelde del país.

Agencias AFP y DPA

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.