Tras la debacle, Renzi recalcula y apuesta a renacer de sus cenizas

El premier parece ahora impulsar unas elecciones anticipadas en febrero para recuperar la iniciativa; la decisión la tiene Mattarella, el presidente, que se inclina más bien por un gobierno de transición
Elisabetta Piqué
(0)
7 de diciembre de 2016  

Matteo Renzi
Matteo Renzi Fuente: AFP

ROMA.- La renuncia de Renzi, el gran perdedor del referéndum del domingo pasado, está lejos de significar su desaparición del mapa. Como todo parece posible en el convulsionado mundo político italiano, envuelto en otra crisis política de resultados inciertos, el joven ex alcalde de Florencia está decidido a resurgir de sus cenizas.

Aunque fue él, y sólo él, el padre de la derrota, aspira ahora a revertir las cartas. Y a jugarse otra vez a todo o nada presentándose como candidato en elecciones anticipadas que podrían tener lugar en febrero. Siempre y cuando el presidente Sergio Mattarella y el Partido Democrático (PD), su fuerza política, lo dejen.

Aunque tras la paliza electoral (el no a su reforma constitucional arrasó con el 60% de los votos, contra el 40% del sí) Renzi hizo trascender que quería salir de la escena y tomarse un año sabático en Estados Unidos, después, cual animal político, recapacitó. "Por cómo se desarrollaron la campaña por el referéndum y después el voto, creo que ese 40% pertenece todo al PD. Por eso a nosotros nos conviene apuntar a elecciones anticipadas, a realizarse lo antes posible", confió a sus colaboradores más cercanos.

"No les dejo la bandera de las elecciones anticipadas a [Beppe] Grillo y a los demás. Si lo hacemos, el PD muere", agregó. El primer ministro saliente se refirió así al líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5E), considerado el gran vencedor del referéndum constitucional, así como a la xenófoba Liga Norte y a la fragmentada derecha, que desde la debacle del domingo reclaman ir al voto de inmediato.

Lo cierto es que el árbitro de esta enésima crisis política es el presidente Mattarella : es él quien tiene el poder de disolver las dos cámaras del Parlamento y convocar a elecciones anticipadas. Y el jefe del Estado no comparte la hipótesis de ir a las urnas en febrero. Para él, no existen los tiempos técnicos para que el Parlamento apruebe una nueva ley electoral. La normativa actual, el denominado "Italicum", sirve sólo para la Cámara de Diputados, y lo que existe para el Senado dejaría una cámara sin mayoría alguna, lo que determinaría una parálisis. Por otra parte, el "Italicum", criticado por casi todo el mundo, aún debe tener el visto bueno de la Corte Constitucional, que se expedirá el 24 de enero, según trascendió ayer.

Mattarella siempre hizo saber que aspiraría a la formación de un nuevo gobierno, que sería de transición y que podría ser encabezado por un técnico o una figura del PD (partido de mayoría relativa en el Parlamento), hasta el final de la actual Legislatura, en marzo de 2018. Una opción que la oposición, sin embargo, jamás tolerará.

En el seno del PD, que está muy dividido, también reinaban dudas sobre el audaz plan de ir a elecciones anticipadas. No todos comparten el análisis de Renzi, el padre de la derrota, que dijo: "Si todos dicen que hay que ir a votar, el PD no puede ser el único partido que se opone, significa suicidarse políticamente".

En un marco de gran nerviosismo, reuniones secretas, nombres en danza, hoy resultará decisiva la reunión de la dirección del PD, un partido aún bajo shock después de la debacle del domingo.

En la reunión, donde volarán cuchillos, se espera que Renzi renuncie a su cargo de secretario general del partido. Aunque su plan sería volver a liderarlo presentándose cuando se celebren primarias internas. No será fácil. El PD, partido de centroizquierda heredero del famoso Partido Comunista Italiano, tiene diversas corrientes internas, entre ellas una profundamente anti-renziana, que hizo campaña por el no a las reformas constitucionales impulsadas. Entre esas tensiones el partido deberá decidir qué estrategia asumir en este momento incandescente.

"Antes se vota, mejor. Nosotros pensamos así. ¿Y el PD qué piensa? ¿La voz de su secretario [Renzi] aún cuenta algo? Basta de charlas. Sean claros frente a los italianos. Esperamos una respuesta", reiteró Grillo, en su blog. Lo mismo hicieron saber la xenófoba Liga Norte y la derecha del ex premier Silvio Berlusconi, que admitieron que antes del voto es necesaria una nueva ley electoral.

En un clima acelerado y en respuesta al llamado a la responsabilidad hecho por el presidente Mattarella, hoy se espera que se apruebe, en tiempo récord y con un voto de confianza, la ley de presupuesto.

Después, como le pidió el jefe del Estado, Renzi "subirá" al Quirinal -como se dice en la jerga de las crisis políticas-, para finalmente entregarle formalmente su renuncia al presidente, como indica la praxis, sellando así la apertura formal de la crisis de gobierno.

Mañana, pese al feriado de la Inmaculada Concepción, Mattarella dará inicio a las consultas con las diversas fuerzas políticas. Sobre la base de las distintas posiciones, deberá decidir luego cómo resolver la crisis. Los nombres en danza para suceder a Renzi siguen siendo los del actual ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, figura que tranquilizaría a la Unión Europea y a los mercados; del presidente del Senado, Pietro Grasso y el del ministro de Bienes Culturales, Dario Franceschini. El ex premier Romano Prodi, mencionado como candidato, se autoeliminó de la lista con esta explicación: "Un párroco no debe volver a su parroquia ni siquiera para confesar".

Obama llamó a su amigo Renzi

Barack Obama habló ayer por teléfono con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, para reiterar su apoyo a Italia pese a la derrota que su reforma constitucional sufrió en el referéndum y le agradeció a "la estrecha amistad y asociación" que ambos "disfrutaron durante el mandato del premier.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.