Donald Trump confirmó que se encontrará con Kim Jong-un en la Zona Desmilitarizada

Tras su invitación al dictador para reunirse en la Zona Desmilitarizada, adonde iría esta noche, dijo que se sentiría "muy cómodo" si tuviera que cruzar a Corea del Norte
Tras su invitación al dictador para reunirse en la Zona Desmilitarizada, adonde iría esta noche, dijo que se sentiría "muy cómodo" si tuviera que cruzar a Corea del Norte Fuente: Archivo - Crédito: Evan Vucci /AP
(0)
30 de junio de 2019  

SEÚL.- Dado a los gestos insólitos, el presidente norteamericano, Donald Trump, tiene previsto esta noche desplazarse a la frontera entre las dos Coreas, en una visita a la que le agregó la propuesta fuera de programa de verse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, quien aceptó encontrarse con Trump para una foto simbólica que podría servir para reencauzar la tensa relación bilateral por el plan nuclear de Pyongyang.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, confirmó el encuentro este domingo en Seúl. Y dijo: "Los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se estrecharán las manos por la paz en Panmunjom, el símbolo de división". Mientras que Trump apuntó que "desea" esta reunión.

La expectativa crece en Seúl, el encuentre se dará en pocas horas durante la visita prevista de 15 minutos de Trump a la Zona Desmilitarizada (DMZ, por sus siglas en inglés), situada entre las dos Coreas.

"Espero ansioso verlo", dijo Trump durante la conferencia de prensa en Corea del Sur, donde continuó su visita oficial tras el cierre de la Cumbre del G-20, en Osaka.

La iniciativa llegó de sorpresa, teniendo en cuenta el fracaso de la última cumbre entre Trump y Kim de febrero pasado, en Vietnam, que concluyó sin acuerdo sobre el programa nuclear norcoreano y con las dos partes intercambiando acusaciones por el estancamiento de la relación bilateral, que había ganado terreno durante el año pasado.

Trump busca la desnuclearización completa de Corea del Norte, mientras que este país exige el levantamiento inmediato de las sanciones económicas que le impuso la Casa Blanca con la esperanza de influir para que detenga sus planes armamentísticos.

"Tras varias reuniones muy importantes, dejaré Japón rumbo a Corea del Sur (con el presidente Moon Jae-in). Cuando esté allí, si el presidente Kim, de Corea del Norte, ve esto, me gustaría reunirme con él en la frontera para darle la mano y decirle ¡hola!", escribió Trump en su cuenta de Twitter antes del viaje.

Luego, el presidente señaló que actuó por puro instinto, y aseguró que no se había realizado ningún preparativo. "Se me ocurrió esta mañana", dijo. "Me sentiría muy cómodo haciéndolo, no me supondría ningún problema", agregó sobre un eventual cruce al Norte. La DMZ lleva una fuerte carga simbólica desde la guerra de 1950-53, en la que Estados Unidos participó del lado de Corea del Sur y de la que nunca se firmó un tratado de paz.

Trump aseguró que Kim sigue su cuenta en Twitter y que recibieron "rápidamente" una respuesta. Si bien no estaba claro que hubiera tal respuesta vía la red social, el gobierno norcoreano señaló a través de la agencia oficial KCNA que la iniciativa era "muy interesante".

Una reunión en la DMZ sería una "nueva ocasión con la idea de profundizar las relaciones entre los dos dirigentes", dijo la vicecanciller norcoreano, Choe Son Hui.

Tras su invitación al dictador para reunirse en la Zona Desmilitarizada, adonde iría esta noche, dijo que se sentiría "muy cómodo" si tuviera que cruzar a Corea del Norte
Tras su invitación al dictador para reunirse en la Zona Desmilitarizada, adonde iría esta noche, dijo que se sentiría "muy cómodo" si tuviera que cruzar a Corea del Norte Fuente: AFP - Crédito: Saúl Loeb

En las últimas tres décadas, la visita de la DMZ entre las dos Coreas se convirtió en un paso casi obligado para los presidentes estadounidenses. Desde la presencia de Ronald Reagan en 1983, solo George H. W. Bush (1989-1993) no estuvo allí. Aunque ninguno de ellos pisó suelo norcoreano.

Aun a la distancia, Trump aprovechó su visita a Corea del Sur para referirse de manera elíptica al muro con México, la promesa de campaña que tiene entre ceja y ceja. "Cuando hablamos de muro, cuando hablamos de frontera, eso sí es una frontera, nadie la cruza, es lo que se llama una frontera de verdad", dijo el presidente sobre las medidas de máxima seguridad que rigen en el área limítrofe.

La así llamada DMZ es en realidad un franja altamente fortificada, sin paralelo en el mundo, de cuatro kilómetros de ancho y 248 de largo, protegida con barreras electrificadas, campos de minas y muros antitanque.

En los últimos meses, sin embargo, las dos coreas vivieron un ambiente bastante más distendido que permitió olvidar por momentos el arsenal dispuesto de los dos lados de la alambrada. En abril de 2018 fue en Panmunjom, en la DMZ, donde Kim y Moon se reunieron para un apretón de manos histórico en la línea de demarcación.

Ese saludo coronaba la nueva actitud conciliatoria del dictador norcoreano, que tres meses antes había propuesto enviar una delegación de atletas y altos funcionarios a los Juegos Olímpicos de Invierno que se disputaban del otro lado, a unos pocos kilómetros de la línea de demarcación.

Agencias AFP, ANSA y AP

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.