Trump brilla por su ausencia y la oposición redobla sus ataques

Jonathan Lemire
Jonathan Lemire MEDIO: Agencia AP
(0)
5 de agosto de 2019  

BRIDGEWATER, NUEVA JERSEY.- Con su país conmocionado por dos tiroteos masivos en menos de un día, el presidente norteamericano, Donald Trump, no dio la cara y pasó las primeras horas posteriores a la tragedia en su cancha de golf de Nueva Jersey, desde donde tuiteó mensajes de condolencias torpemente mezclados con otros en los que promocionaba una lucha entre celebridades y otros con ataques a sus adversarios.

Más allá de Twitter y unos breves comentarios a la prensa, el presidente no se mostró ni se dirigió a la nación durante las aciagas horas que se vivieron después de la masacre de El Paso, Texas, donde murieron 20 personas, ni tras el tiroteo que se produjo apenas horas después en Dayton, Ohio, que se cobró al menos otras nueve vidas. Como nunca se lo ha visto cómodo a la hora de consolar a un país en duelo, todos los ojos estarán puestos en la respuesta que dé Trump al manifiesto antiinmigrantes que habría dejado el atacante de El Paso, y una vez más serán inevitables las comparaciones con la actitud de sus predecesores cuando debieron reconfortar a la nación en momentos traumáticos.

En las últimas semanas, tuiteó comentarios racistas sobre las legisladoras negras del Congreso y en actos políticos habló de una "invasión" en la frontera sur de Estados Unidos. Hasta ahora, el eje de su estrategia reeleccionista ha sido la animosidad racial, en un intento, según sus colaboradores, de movilizar a su base de votantes conservadores, un abordaje inédito para un candidato norteamericano en la era moderna. Trump también ha sido ampliamente criticado por plantear falsas equivalencias cuando se discuten temas raciales, sobre todo cuando dijo que "hay gente buena en ambos bandos" tras el acto de los supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, que terminó con la muerte de un militante antirracista.

Los recientes tiroteos seguramente dificultarán esa estrategia, y los demócratas que hacen campaña para que Trump no consiga un segundo mandato rápidamente lo acusaron de lo ocurrido.

"Uno cosecha lo que siembra, y él está sembrando el odio en este país", dijo Cory Booker, senador demócrata por Nueva Jersey, en una entrevista con la cadena NBC. "Él es el responsable de la cosecha de violencia que estamos viendo".

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el presidente recibía actualizaciones sobre ambos tiroteos en tiempo real.

"El FBI y las fuerzas policiales locales están trabajando juntos en El Paso y en Dayton", tuiteó Trump ayer por la mañana. "Dios bendiga a la gente de El Paso, Texas. Dios bendiga a la gente de Dayton, Ohio".

El primer tuit del presidente tras el tiroteo en El Paso, anteayer, apuntaba a lo mismo, al calificar de "terrible" el incidente y prometer el pleno apoyo del gobierno federal. Pero apenas 14 minutos después volvió a Twitter con un mensaje discordante, en el que le deseaba buena suerte al luchador Colby Covington, seguidor suyo, en su pelea de esa noche. Y a continuación retuiteó un par de testimonios de seguidores afroamericanos que daban testimonio de las políticas de Trump para ayudar a los negros. Los dos hijos mayores de Trump asistieron a la pelea de Covington, y en las redes sociales circularon fotos del presidente en un casamiento en el Bedminster Club, anteanoche.

Los motivos del tiroteo en Dayton, que ocurrió en una popular zona de vida nocturna, no se conocieron de inmediato, pero los demócratas resaltaron el ataque de El Paso y culparon a Trump por su retórica incendiaria contra los inmigrantes, al decir que fomenta un clima de odio y de violencia.

El jefe de policía de El Paso dijo ayer que había logrado conectar al hombre detenido en esa ciudad fronteriza con una larga diatriba racista y antiinmigrantes subida a las redes poco antes del tiroteo. En el texto, el autor dice que teme que el flujo de inmigrantes latinos termine reemplazando a los envejecidos votantes blancos, lo que potencialmente dejaría a Texas y a la Casa Blanca en manos de los demócratas en las próximas elecciones. Los fiscales federales dicen que el tiroteo está siendo investigado como un caso de terrorismo interno.

Pero el discurso de Trump sobre los inmigrantes, así como sus políticas de línea dura, sobrevuela lo ocurrido en El Paso.

Trump ha descripto a los inmigrantes como "una plaga"; en el arranque de su campaña, dijo que muchos de los provenientes de México eran "violadores"; calificó de invasión la caravana de latinos que se dirigían a la frontera, y se preguntó por qué Estados Unidos aceptaba a tantos inmigrantes de "países de mierda" como Haití, El Salvador y las naciones africanas. Sus opositores también señalan su propuesta de campaña de prohibir el ingreso al país de todos los musulmanes, sus dudas sobre el lugar de nacimiento del presidente Barack Obama y los esfuerzos de su gobierno por desestimar los pedidos de asilo y por separar a los niños inmigrantes de sus familias en la frontera.

"Lo está fomentando. No solo lo tolera, sino que lo fomenta, y la gente responde a eso. No solo nos ofende, sino que alienta el tipo de violencia que estamos viendo, como la de ayer en mi ciudad natal de El Paso", dijo el legislador Beto O'Rourke, candidato demócrata para 2020. "Es un racista confeso y promueve el racismo en el país".

Otros candidatos demócratas también fustigaron la falta de respuesta de Trump.

"Debemos unirnos para rechazar esta peligrosa y creciente cultura del fanatismo y los prejuicios que abrazan Trump y sus aliados", tuiteó el senador Bernie Sanders. "En vez de gastar dinero en enjaular niños, deberíamos ocuparnos seriamente de frenar el fanatismo y el terrorismo internos".

El alcalde de South Bend, Indiana, dijo por CNN que Trump "aprueba y fomenta el nacionalismo blanco", y agregó: "Queda claro que este odio es legitimado desde arriba".

El jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, defendió la respuesta del presidente al decir que Trump "estaba al mismo tiempo triste y furioso por lo ocurrido", y aseguró que la primera medida del presidente fue "llamar al fiscal general para preguntarle qué se puede hacer para que estas cosas no vuelvan a ocurrir".

"Son personas enfermas", dijo Mulvaney, y puso el eje en el problema que representan las enfermedades mentales, pero evitó referirse a la idea de tomar amplias medidas de control sobre las armas.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que Trump no tiene planes inmediatos de dirigirse al país tras los tiroteos. Al mandatario nunca le ha resultado fácil mostrar empatía y solidaridad ante hechos semejantes. De hecho, a veces incluso pareció apoyar los actos de violencia contra los inmigrantes. En mayo, en un acto de campaña en Panama City Beach, Florida, Trump despotricó contra la protección legal de la que gozan los inmigrantes y se preguntó: "¿Cómo frenamos a esta gente?".

"¡Con un tiro!", gritó alguien del público.

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.