Trump, otra vez el protagonista que acaparó la escena global

Trump y Putin, ayer, en Osaka
Trump y Putin, ayer, en Osaka Fuente: AFP - Crédito: Brendan Smialowski
Le ofreció a Kim reunirse en la frontera coreana y se refirió a la injerencia rusa con Putin; crucial encuentro con Xi en Osaka
Rafael Mathus Ruiz
(0)
29 de junio de 2019  

WASHINGTON.- Ya es un clásico de las cumbres de líderes : el presidente norteamericano, Donald Trump , se las ingenia para sobresalir y colocarse en el centro de la escena.

Y antes de la reunión que sostendría anoche al margen de la Cumbre del G-20 en Osaka con el presidente chino, Xi Jinping , con la guerra comercial como eje, el presidente republicano sacudió la mañana japonesa con un tuit en el que se mostró abierto a un encuentro con Kim Jong-un: "Después de algunas reuniones muy importantes, incluida mi reunión con Xi, partiré para Corea del Sur (con el presidente Moon Jae-in). Mientras esté allí, si el presidente Kim de Corea del Norte ve esto, me reuniría con él en la Zona Desmilitarizada (DMZ) solo para darle la mano y decir ¡hola!".

Anteayer, el régimen norcoreano había alertado a la administración de Trump de que "se está quedando sin tiempo" para mantener conversaciones sobre el plan nuclear, e instó a la Casa Blanca a presentar una "propuesta adecuada".

En tanto, ayer, en el primer día de la cumbre en Osaka, Trump recicló la controversia por su relación con el líder ruso, Vladimir Putin, al decirle en un evidente tono de broma y con ironía que dejara de entrometerse con las elecciones de Estados Unidos. Putin, que siempre negó injerencia alguna, respondió con una risa entusiasta.

Apenas un rato antes, en un gesto que no pasó desapercibido, Trump había saludado al príncipe heredero saudita, Mohammed ben Salman, con un fuerte apretón de manos antes de la foto de familia de los mandatarios. El saudita, sospechado de haber mandado a descuartizar al columnista del The Washington Post Jamal Khashoggi, le brindó una sonrisa y un par de palmadas en la mano. Luego, se reunieron al margen de la cumbre. "Hizo un trabajo espectacular", le dijo Trump al príncipe, al que calificó de "amigo".

Antes de su anticipadísima reunión con Xi, con quien anoche buscaría poner punto final a la guerra comercial, Trump ya había logrado convertirse en la figura saliente y había dejado dos momentos que fueron la marca del primer día de agenda oficial de la cumbre de líderes en Osaka.

El primero fue la "broma" con Putin sobre la injerencia del Kremlin. El segundo, su encuentro con el presidente Jair Bolsonaro, foto de ambos con pulgar arriba incluida, que el brasileño se encargó de compartir en Twitter. Bolsonaro lo etiquetó, pero Trump no lo retuiteó.

Cinco meses después de que Juan Guaidó asumió como presidente interino de Venezuela, y lideró el avance más amplio y frontal de la oposición contra el régimen de Nicolás Maduro, Trump puso paños fríos y bajó las expectativas a la posibilidad de que se produzca en lo inmediato un cambio político en Caracas.

"Las cosas llevan tiempo... Estamos con el pueblo de Venezuela", dijo. Trump soltó esa frase al responder preguntas de la prensa durante su reunión con Bolsonaro, uno de los mandatarios de América Latina que elevaron la presión sobre Maduro para forzar una transición política.

Trump dejó que se filtre en la prensa de Estados Unidos su profunda frustración con su propio equipo de seguridad nacional por la falta de avances en la nación caribeña. En Washington, de hecho, ya comenzaron a circular fuertes rumores sobre posibles cambios de nombres entre los colaboradores de Trump que están abocados a la región.

En su reunión con Putin, Trump volvió a discutir sobre la situación en Venezuela, además de Irán, Siria y Ucrania. Pero el foco principal de ese encuentro fue otro: el estado de la siempre tensa relación bilateral, y la posición de Trump sobre la injerencia del Kremlin en las elecciones en Estados Unidos. Fue la primera reunión entre ambos desde que se conoció el informe del fiscal especial, Robert Mueller, sobre el Rusiagate. Los periodistas le preguntaron a Trump si le iba a decir a Putin que no interfiriera en la elección presidencial de 2020. Trump, riendo, sentado al lado de Putin, respondió: "Sí, claro que sí... No se entrometa con la elección, presidente". Putin se rio.

Antes de su reunión con Xi, Trump se mostró optimista sobre el desenlace de ese crucial encuentro. "Veremos qué pasa mañana. Será un día muy emocionante, estoy seguro", dijo en la bilateral con Bolsonaro. "Va a salir bien para ambos países", auguró.

Dos días y cinco temas claves en la agenda del presidente republicano

China, Venezuela, Rusia, Corea del Norte e Irán formaron el núcleo central de sus intereses, diálogos y reuniones en la Cumbre del G-20, en Osaka

China

Ningún otro tema de la cumbre ha logrado eclipsar lo que pudiera suceder en el encuentro entre Trump y Xi Jinping, que sostenían anoche y del que se esperaban avances para apaciguar la guerra comercial que sostienen EE.UU. y China desde el año pasado. "Como mínimo será productivo", dijo Trump antes del encuentro. "Veremos qué pasa y qué sale de todo esto", añadió.

Rusia

Mientras en Washington el escándalo del Rusiagate por la injerencia electoral aún es materia de investigación, con Trump en el centro de la controversia, en Osaka el presidente le dijo a Vladimir Putin, medio en serio y medio en broma: "Nada de injerencias en las elecciones [de EE.UU. de 2020]". Y repitió: "Nada de injerencias", al señalarlo con el índice. Putin se limitó a sonreír.

Venezuela

Trump aludió a la crisis venezolana durante su reunión de ayer con el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, uno de los grandes críticos del régimen chavista. El jefe de la Casa Blanca le pidió "paciencia" en el objetivo compartido por casi todo el continente de avanzar hacia la transición democrática. "Las cosas llevan tiempo, estamos del lado del pueblo de Venezuela", afirmó.

Irán

Trump, que apenas hace unos días dijo que en caso de guerra con Irán "duraría poco", aseguró ayer en cambio que "no hay prisa" en resolver el conflicto por el plan nuclear. "Tenemos mucho tiempo. No hay prisa, pueden tomarse su tiempo". Al mismo tiempo, en Viena, durante una reunión con negociadores de los países que siguen en el acuerdo de 2015, Europa activó un plan para salvar el pacto con Teherán.

Corea del Norte

La tensa relación con Pyongyang por el plan nuclear estuvo presente en la agenda de Trump. El presidente y su par surcoreano, Moon Jae-in, discutieron el conflicto, y anoche el magnate invitó a Kim Jong-un a un encuentro en la Zona Desmilitarizada. Mientras tanto, en Seúl, un enviado de EE.UU. confirmó ayer que su país está preparado para volver a "discutir constructivamente" con el régimen.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.