Ya nos acercamos a los valores de 2100

(0)
19 de enero de 2017  

Por tercer año consecutivo, el año pasado se vuelve a declarar como el más cálido de la historia, un récord que se rompe y que ya no alegra a nadie. Los científicos de todo el mundo y los acuerdos climáticos internacionales coinciden en que el límite de aumento no debe superar los 2°C y que incluso debería conseguir mantenerse en 1°5 C.

¿Qué es lo preocupante de eso? Primero que son proyecciones a fin de siglo, y segundo que llegar a esos valores no implica que estemos salvados, solamente previene que los impactos sean desproporcionados. Es decir, en los primeros 17 años del siglo nos acercamos a los valores proyectados para 2100.

Ya vimos con numerosos ejemplos alrededor del mundo cómo los impactos que el cambio climático genera son una realidad que está pasando y no una proyección de lo que pueda ocurrir. Los aumentos de la temperatura global se acumulan también en los océanos, donde el equilibrio de las corrientes marinas y los ecosistemas es muy delicado. Más aún, perpetúa el problema en el tiempo porque el océano devolverá ese calor más adelante, lo que empeorará la situación.

Alrededor del mundo, los impactos de los fenómenos extremos se multiplican. El año pasado fue en el que se registraron las peores sequías en África, poniendo en juego la delicada seguridad alimentaria de muchos países. América latina, por su parte, también vio prolongados los efectos de El Niño por mucho más tiempo de lo que suele ocurrir, y el huracán Matthew provocó violentos impactos en el Caribe en septiembre. Son todos eventos extremos que no se registraban o que exceden los valores normales.

Con toda esta información, nos sobran los motivos para recalcar que la acción climática internacional y local es clave, y cada vez más urgente. La atmósfera no entiende de acuerdos, tiempos ni excusas. Las políticas públicas de todos los países deben, cada vez con más urgencia, incluir una mirada integral que contemple un futuro sin emisiones, un uso racional de los recursos y un desarrollo sustentable.

Experto en cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.