10 cosas que no sabías sobre Relatos Salvajes

Palpitando un posible Oscar para el film de Damián Szifron, te contamos algunas curiosidades acerca de esta gran película
(0)
22 de febrero de 2015  • 12:38

  • Al maestro con cariño: la inspiración de un film fragmentado en episodios, es herencia directa de series como Alfred Hitchcock Presenta, La Dimensión Desconocida y, sobre todo, de la muy popular Cuentos Asombrosos, producida por Steven Spielberg. Aunque en Estados Unidos cada episodio suponía un cuento distinto (que podía ser dirigido por monstruos como Paul Bartel o Joe Dante) , aquí en la Argentina, esa serie fue furor en la época del VHS, y cada video traía tres de esos cuentos asombrosos.

  • La confianza de Pedro. Cuando el guión llegó a manos de Pedro Almodóvar (uno de los productores del film), el español confesó haberse quedado fascinado inmediatamente. Lo irónico del asunto, es que antes de su estreno y cuando la película aún estaba tomando forma, muchas distribuidoras consideraron que el guión era poco convencional, y por ende, preferían no participar del negocio.
  • Breve, pero impactante. En comparación a otros largometrajes, el guión de Relatos Salvajes, es bastante breve. El verdadero mérito, obviamente, está en la puesta en escena montada por Szifrón. En este punto, Szifrón se emparenta mucho con Hitchcock, dueño de escenas que en el guión parecían breves, pero que Alfred montaba con una espectacularidad impresionante (como la del avión en Intriga Internacional y la idea del enfrentamiento en el lugar más inesperado, algo que remite al episodio protagonizado por Sbaraglia y Donado).

  • El hombre que no fue. Una de las tantas ideas que quedó afuera del film, consistía en la presencia de un hombre que apareciera en todos los relatos, convirtiéndose en una especie de eslabón en común de todas las historias. No tendría un rol activo, sino que sería una suerte de testigo involuntario.
  • Estilos con identidad. Otra idea que no llegó a ver la luz, consistía en que cada episodio tendría una estética visual única y vinculada a la naturaleza del relato. Por ejemplo, el último capítulo, titulado Hasta que la muerte nos separe, iba a ser íntegramente realizado con cámaras de video, simulando las filmaciones caseras típicas de los casamientos.

  • La más vista. No es novedad, pero los números de Relatos Salvajes siguen creciendo y, en esta semana, se colocó en el octavo puesto de las diez películas más vistas. El film de Szifrón ya pasó los 3.500.000 espectadores, y superó a la película argentina más vista de todos los tiempos, medalla que llevaba Nazareno Cruz y el Lobo (1975), del gran Leonardo Favio.
  • La séptima. Relatos Salvajes, es la séptima película argentina en ser nominada al Oscar en el rubro mejor film extranjero (¿y la tercera en ganarlo? ¡Ojalá!). Las otras fueron: La Tregua (1974), de Sergio Renán; Camila (1984), de María Luisa Bemberg; La Historia Oficial (1985), de Luis Puenzo y primera ganadora del premio; Tango, no me dejes nunca (1998), de Carlos Saura; El Hijo de la Novia (2001), de J. J. Campanella; El Secreto de sus Ojos (2009), también de Campanella, y también ganadora de la estatuilla.

  • La importancia del baño. Todos los grandes escritores o guionistas, tienen un lugar en el que la inspiración fluye con velocidad, y según el propio Szifrón, para él es el baño el lugar donde la musa inspiradora lo visita con más frecuencia. En su bañera de inmersión, el director escribió muchas de sus mejores piezas (otro detalle, es que él no escribe en computadora).
  • Finales que no fueron. Los relatos Hasta que la muerte nos separe y Las ratas, iban a tener otros finales. La protagonizada por Erica Rivas, pudo haber llegado a concluir con la novia invitando a bailar al cocinero con el que había estado minutos atrás, y el relato de Cortese, iba a terminar con su personaje en la prisión, varios años en el futuro, viendo un afiche en el cual el hijo del usurero se lanzaba como político del lugar.

  • Casi una década. Ese fue el tiempo que pasó entre Relatos Salvajes, y el anterior film de Szifrón, Tiempo de Valientes. En ese tiempo, el realizador hizo Hermanos y Detectives para televisión, fundó la compañía Big Bang, y escribió las poderosas historias de Relatos Salvajes.

Y para no perder la costumbre, si hablamos de Szifrón es inevitable pedir lo siguiente:

¡Por favor, hace la película de Los Simuladores!

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.