Abel Pintos: el adivino de nuestros sentimientos