Aquí no hay gato encerrado

Para convertirse en estrella Web, basta con ser un gato pixelado volador que deja tras de sí un arco iris al ritmo de un maullido electrónico. Es la historia del Nyan Cat
Christine-Marie Andrieu
(0)
27 de agosto de 2011  

Es posible que alguien recuerde al gato volador: una caricatura que con antifaz y traje de superhéroe atravesaba pantallas de computadora gracias a la tecnología Flash, al ritmo de un reggaeton. Pero también es posible que otros jamás lo hayan visto. Porque en aquellos tiempos -hace alrededor de una década- los personajes así circulaban vía e-mail, por lo que era muy difícil medir su llegada. Hoy, las cosas son distintas para un nuevo gato volador, el Nyan Cat.

Y todo porque ahora, YouTube permite buscar y ver de qué se está hablando más allá de los correos que lleguen a la bandeja de entrada, y además reúne estadísticas que ayudan a cuantificar los fenómenos. La invasión del Nyan Cat llegó en abril. El video que lo lanzó al estrellato mostraba una animación de un gato con cuerpo de Pop-Tart (alimento dulce norteamericano) desplazándose por el espacio exterior y dejando como estela un arco iris. De fondo, una canción alegre, como de videojuego, con una voz aguda que repite enfática e incesantemente la palabra nya . En japonés, nya es la onomatopeya del maullido.

Tanto el audio como la animación existían antes del video, pero cada uno por su lado. Fue su fusión (hecha por saraj00n, un usuario de YouTube común y corriente que, según su perfil, tiene 20 años) que dio al gato status de culto y se transformó en un viral, es decir, ese fenómeno que se propaga y reproduce por Internet tan rápido como un virus. En nuestro país no existe mejor ejemplo viral que el del Tano Pasman.

Como un mantra

Dos semanas más tarde su notoriedad se vio reflejada en el lanzamiento de Non Stop Nyan Cat, un sitio Web de origen catalán que desafía al internauta a ver cuánto tiempo puede nyanear (sí, ¡surgieron nuevas palabras!), es decir oír la reiterativa canción -para algunos simpática, para otros enloquecedora- y luego, si lo desea, volcar su puntaje en Twitter.

Cuatro meses más tarde, el video original de saraj00n contaba con más de 33 millones de visitas. Pero como sucede con los virales, a esa altura ya coexistía con infinidad de otras versiones. Pueden destacarse -entre muchas otras- las patrióticas, donde Nyan vuela orgulloso con la bandera de un determinado país y su música tradicional, y también aquellas donde las caras de diversas figuras públicas reemplazan la del gato sonriente: desde Mozart hasta Messi.

El viaje del amiguito pixelado había trascendido el ciberespacio para introducirse en la cultura popular. Así se diseñaron juegos y aplicaciones para iPhone, iPad y Android, pero a la vez aparecieron gatos de carne y hueso con Pop-Tarts pegados a la cintura delante de cielos estrellados hechos con hojas Canson.

El felino y su arco iris, además, llegaron a emplearse para apoyar el movimiento gay y para modificar la imagen de tapa de The Dark Side of the Moon, el legendario disco de Pink Floyd. También aparecieron personas tocando eufóricamente la canción en el violín, el piano o la guitarra (existe incluso la versión heavy metal). Hoy se pueden encontrar desde alhajas hasta apliques para uñas, pasando por remeras que sostienen la candidatura de Nyan a la presidencia estadounidense. El universo del gatito inspira continuamente la creación de obras maestras de repostería. Y más de una persona ha decidido rendirle tributo de manera permanente: tatuándoselo sobre la piel.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.