Bandana, un fenómeno de TV

El grupo surgido del ciclo "Popstars" dio cinco shows a sala llena
Gabriel Plaza
(0)
3 de diciembre de 2001  

Pasaron cuatro meses y 2500 participantes hasta que el sueño de "Popstars" se hizo realidad. Ahora las cinco elegidas están sobre el escenario del Gran Rex frente a una multitud de chicas (casi) iguales a ellas. Lissa, Ivonne, Lourdes, Valeria y Virginia, con el nombre de Bandana, protagonizan para todo ese público adolescenteun cuento de hadas televisivo llamado "Popstars", programa emitido por Disney Channel y por AzulTV.

El ciclo originario de Australia -especie de documental de cómo nace una estrella- adaptado al gusto argentino de la telenovela latinoamericana (llantos, risas y decepción) tiene su final feliz con estas chicas que promedian los veinte años, cantando las canciones de su primer disco sobre un escenario grande, con una banda de músicos profesionales. A lo largo de casi dos horas no faltan los hits "Maldita noche" y "Guapa", que el público ya aprendió de antemano por medio de la televisión

Con un doble platino bajo el brazo y cinco funciones con localidades agotadas, las chicas de Bandana encarnan un fenómeno muy bien trabajado y pensado, con particularidades que llaman la atención.

La cercanía con las cinco chicas elegidas por medio de la televisión hizo posible una afluencia multitudinaria de público juvenil al Gran Rex, a la que se suman los padres a la salida del recital.

Ahora las chicas gritan con fuerza el nombre de esas heroínas de cuento, a las que acompañaron desde la pantalla y con las que vivieron todo el proceso de selección. El público se identifica con cada una. En vivo, ellas muestran sus diferentes características. Lourdes e Ivonne son las más sólidas desde el punto de vista vocal, mientras que Lissa es la que muestra mejor relación con la gente (hasta se da el lujo de tocar su armónica y arengar al sector popular), y Valeria y Virginia son las menos desenvueltas.

Cuando pasan nuevamente las imágenes del programa en una pantalla gigante el público explota y las perdedoras, las que están bajo el escenario, se sienten un poco ganadoras, un poco "Popstars". "Creo que todas las chicas se identifican con ellas porque pudieron ver cómo fue toda la selección y porque sienten que hay esperanza...", dice Pablo Ramírez, manager del grupo y uno de los jurados, mientras suben las diez finalistas -con estrellas de utilería iluminadas en la mano- para acompañar a las cinco seleccionadas en una de las canciones.

En vivo se trató de mantener a Bandana dentro de una atmósfera televisiva, mágica e irreal, con una puesta de estética similar a la de "Chiquititas", a cargo de Cris Morena: rayos láser, humo, fuego, camarines volantes, plataformas móviles y pantalla gigante. También pasan por el recital algunos actores secundarios del programa, como la cantante Magalí Bachor y el coreógrafo Marcelo Iripino, que ayudaron, junto a Afo Verde y Pablo Durán, a darle forma al producto final Bandana: un grupo de pop, sin identidad definida, que podría haber salido de un castingen Miami, Bogotá o Buenos Aires, y con melodías pegadizas que pueden tener éxito en el exterior. Para Ivonne, Lissa, Virginia, Valeria y Lourdes, el corto camino de cuatro meses de pasar del anonimato a estar en un teatro, para dar comienzo a un sueño imposible hecho realidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.