Campi: "Cuando me dijeron que Hollywood me había elegido pensé que era una broma"

Campi y Duke, inseparables
Campi y Duke, inseparables Crédito: Universal Paramont
El multifacético actor y humorista le puso la voz a uno de los protagonistas de la película animada La vida secreta de tus mascotas que se estrena hoy.
(0)
21 de julio de 2016  • 11:47

De los creadores de Mi villano favorito y Los Minions, llega a la pantalla grande una película que en los Estados Unidos fue récord de taquilla en su semana de estreno y que acá se espera con mucha expectativa: La vida secreta de tus mascotas. El film cuenta qué pasa cuando los dueños se van de casa y dejan a sus animales solos en su hogar, momento en el que transcurre la aventura de los perros Max y Duke, doblado éste último por Martín Campilongo, más conocido como Campi . La historia habla de valores como la amistad, la nobleza y la lealtad.

El personaje al que le presta la voz es un perro lanudo, torpe y enorme, que aunque parece malo, es puro corazón. A su juego favorito lo llamaron cuando le propusieron por un rato ser otro, dibujo y animado, y se zambulló de cabeza en el desafío. Por supuesto, sin descuidar su gran apuesta de este año, e l noticiero humorístico Noticampi.

-¿Cómo surge este trabajo?

-Me llamaron de Universal Paramount, pero yo pensé que era una broma cuando me dijeron que Hollywood me eligió, pero era verdad. Así que me hice un curso de doblaje para estar a la altura de semejante propuesta. Enseguida me enganchó, me imaginé a mis hijos viendo la película, me divertía la trama y me fui para México feliz y bastante afilado con la preparación que hice acá con la locutora Natalia Pupato, que es especialista en doblaje.

La Vida Secreta de tus Mascotas - Trailer

01:33
Video

-¿Cómo fue el proceso de doblar toda la peli?

-Era un laburo que iba a tomar tres días en México, pero estaba entrenado con este curso que hice y lo terminamos en un día y medio. Ellos estaban re contentos con que fuera un perro argentino, probamos al inicio que tuviera nuestra pronunciación tan particular y quedó, así que más que orgulloso. Con el resto del tiempo recorrí y conocí una cuidad que es para volver todo el tiempo.

-¿Es difícil actuar sólo con la voz?

-Para mí es todo una novedad porque nunca lo había hecho, me encantó esto de que la actuación del dibujo ya está ahí y vos tenés que acompañar eso desde lo sonoro. Por supuesto hay tips que colaboran a que eso ocurra y todos esos secretos me los enseñaron en el curso. Me sentí como pez en el agua haciéndolo. Yo soy actor y eso me ayudó muchísimo, actuar es todo, obvio que aunque no se ve, uno termina gestualizando como el personaje.

Una de las divertidas escenas de la película con el elenco de los amigos de Max y Duke en pleno, un grupo muy particular
Una de las divertidas escenas de la película con el elenco de los amigos de Max y Duke en pleno, un grupo muy particular Crédito: Gentileza Universal Paramont

-¿Y cómo te resultó hacer algo para el público infantil por primera vez?

-La verdad es que sin querer trabajo mucho para chicos, tengo un gran abanico de edades entre los espectadores de mi programa de televisión y sé que me miran muchos niños. Yo soy muy cuidadoso de ciertos límites a la hora de hacer humor y esto es algo que compartimos con muchas familias, entonces hay lugares en donde no me sobrepaso y los hijos de quienes me ven pueden sentarse a ver mi programa. Es algo que se da también porque los divierte, sin buscarlo y si bien no hice nunca nada en particular algo para el público infantil, tampoco siento que esta película tenga un contenido aniñado, sino que es para adultos también. Es una historia para compartir en familia y los adultos también la pasan genial. Tiene todos los ingredientes: te reís, tiene suspenso, momentos de tensión, la verdad que está llena de matices, aparte de una tecnología impresionante, un 3D espectacular, desde la expresión de los personajes, los movimientos, los planos, así que es para disfrutar y para todo el público. No es excluyente.

-¿De qué nacionalidades eran los demás intérpretes de las voces latinas de los personajes?

-Max es colombiano, el conejo mexicano, la gata venezolana, el ratón peruano. Estuvo bueno porque no se habló neutro, la historia transcurre en Nueva York donde conviven latinos de todos lados y entonces los acentos acompañaron la trama. Dentro de ciertos límites para que se entienda en toda América Latina, Duke habla como argentino y los demás cada cual con su musicalidad. Y convivían perfectamente, los realizadores estaban felices con el resultado.

-¿Qué fue lo mejor del trabajo?

-Lo mejor de mi profesión es vivir muchas vidas en una sola y de este trabajo, también. Pasar por todos los estados del personaje, vivir toda su aventura y emocionarse al pensar en ese vínculo tan noble y tierno que puede existir entre una mascota y su dueño. Te dan ganas de abrazar a tu mascota al pasar por esta historia.

-¿Tenés mascotas?

-¡Sí, tres! Un perro, Santiago, que es increíblemente parecido a Duke, misma raza, color, pelaje, tamaño y hasta el mismo collar con el huesito y el nombre grabado. Fue mi inspiración para actuar y hasta grabó ladridos para el film. También está Theo, el gato siamés y la paloma, que vive con nosotros pero en libertad, sale y cuando quiere volver toca con el pico en la ventana y entra. Siento que son parte de la familia, aportan mucho al grupo, conviven bárbaro y las adoramos.

-¿Cómo ves la evolución del 3D?

-Lo que más me sorprende es como se va adaptando uno como espectador. Yo tengo 47 años y crecí con unos dibujitos que se movían como Barbies con los bracitos duros. Ahora un personaje mueve las cejas, los ojos y te transmite emociones con gestos impresionantemente reales y uno le va pidiendo eso a las historias animadas y la tecnología cada vez avanza más, es maravilloso.

-¿Estás conforme con el resultado?

-Aún no la vi entera doblada por mí, lo quería hacer en el cine y junto a mis hijos, pero la experiencia fue 20 sobre 10.

-¿Se abre un camino en tu carrera que no habías pensado y podes hacer crecer y desarrollar?

-Sí, pero no lo hice por eso sino porque me divertía mucho la propuesta. Claro que sin buscarlo se abren otros caminos, porque a uno lo ven haciendo cosas nuevas, eso es lo mágico de mi trabajo. La falta de rutina. En marzo no tenía ni idea que en dos meses estaba en México trabajando en Universal para todo Latinoamérica, esa falta de rutina me enamora de mi profesión todo el tiempo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.