Pesadilla en el infierno: acción virtuosa y sádica

Javier Porta Fouz
(0)
31 de mayo de 2018  

Pesadilla en el infierno (Incident in a Ghostland, Francia/Canadá, 2018) / Dirección: Pascal Laugier / Guión: Pascal Laugier / Fotografía: Danny Nowak / Edición: Dev Singh / Música: Georges Boukoff, Todd Bryanton, Anthony D'Amario, Edouard Rigaudière / Elenco: Crystal Reed, Mylène Farmer, Anastasia Phillips / Distribuidora: BF + Paris Films / Duración: 91 minutos / Calificación: Apta para mayores de 16 años con reservas / Nuestra opinión: buena.

Dos hermanas adolescentes con su madre (la estrella pop francocanadiense Mylène Farmer) se dirigen a una casa heredada de su tía. El paraje es inhóspito, amenazador y hay no pocos elementos siniestros, incluso un perturbador camión rosa en el camino.

Trailer del film Pesadilla en el infierno - Fuente: Youtube

02:05
Video

Sí, claro, se desata el infierno, con unos atacantes de un nivel de maldad y sadismo deforme y multiforme. Y dieciséis años después, la adolescente aspirante a escritora, devota de Lovecraft, conoce el éxito? y hay un llamado y vuelta a la casa ¿Qué pasó? ¿Y qué es lo que pasa? ¿Y qué es lo que puede llegar a pasar? No es esta una película lineal; tampoco es una en la que importe demasiado encajar lógicamente los bucles y las vueltas y retorcimientos diversos.

Pesadilla en el infierno -vaya título abundante- es una propuesta sensorial, o mejor dicho de ataque sensorial: la violencia se hace frondosa, los golpes son contundentes, lo ominoso se vuelve base rítmica.

Esta es una película de Pascal Laugier ( Mártires), uno de los nombres de la renovación extremista del terror francés en el siglo XXI. Y en esta coproducción entre su país y Canadá, hablada mayormente en inglés, reafirma sus credenciales como orquestador contundente, inteligible y hasta virtuoso de acción con altísimos niveles de sadismo. Sus habilidades como organizador narrativo no son tan elogiables, pero ese rol no parece ser una prioridad en su programa de shock.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.