¿Quién es Alicia Vikander, la actriz sueca que conquista Hollywood?

La ascendente actriz que acaba de ganar un Oscar por su actuación en La chica danesa, es la combinación perfecta de talento y belleza que los productores y directores de la industria cinematográfica estaban buscando: ahora es la más solicitada
Natalia Trzenko
(0)
6 de marzo de 2016  

Vikander, con su Oscar
Vikander, con su Oscar

"El ilustre regalo de Suecia para Hollywood"... "La esfinge sueca". Así solían titular los diarios cada vez que se estrenaba una película encabezada por Ingrid Bergman y Greta Garbo, respectivamente. Durante décadas, cada una a su estilo, las actrices nacidas en el país escandinavo encarnaron la imagen de la perfecta estrella de la pantalla grande llegada del frío europeo. Talentosas, misteriosas e imposiblemente fotogénicas las intérpretes se transformaron en íconos, figuras legendarias del cine, de la moda, del siglo XX. Y luego del Oscar que ganó el domingo pasado y de la catarata de films que protagonizó entre 2015 y esos que ya prepara en 2016, Alicia Vikander parece ser la versión bella, intrigante y atrapante de la sirena sueca versión siglo XXI.

Por estos días, la actriz de 27 años está por todos lados. Mientras en el cine se puede ver su interpretación en La chica danesa, el film que le consiguió la estatuilla dorada, en la TV están en rotación permanente del canal Max dos de sus películas recientes: la sueca Hotell y la notable Ex Machina. Dirigida por Alex Garland y con un elenco que incluye también a los ascendentes Oscar Isaac y Domhnall Gleeson, el film de ciencia ficción puede caer en cierta pretensión y pomposidad narrativa hasta que aparece Ava, el ser de inteligencia artificial encarnado por Vikander a la que es imposible no seguir con la mirada cada vez que está en pantalla.

"Alicia tiene un mundo interior muy rico y cuando la cámara la toma podés ver los tornados allí, dentro de ella. Es hipnótico. No tiene miedo de ser fea, desagradable, de fallar. Y en la trigésima toma me dio tanto material como en la primera", dijo el director Derek Cianfrance, consultado por la revista Vogue que la puso en su tapa de diciembre. Es que además de haber sido comparada con leyendas de la pantalla como la Scarlett O'Hara de Vivien Leigh , la Mabel de Gena Rowlands en Una mujer bajo la influencia y la Bess de Emily Watson en Contra viento y marea, Vikander se transformó rápidamente en un ícono de la moda, representante de Louis Vuitton y codiciada figurita difícil para los fotógrafos que desesperan por retratarla junto a su novio, Michael Fassbender, al que conoció filmando The Light Between Oceans, de Cianfrance, que se estrena en septiembre.

Ella, sobre su vida privada, calla como la Garbo. Se sabe que nació en Gotemburgo, Suecia, que su madre es una actriz teatral que la crió entre las tablas y que la pequeña Alicia quedó tan fascinada con el trabajo de su mamá y sus colegas que a los siete años insistió para que la llevaran a las audiciones de un musical en el que terminaría actuando por tres años. Y de allí pasó a la escuela nacional de Ballet, a los rigurosos estudios para volverse una bailarina clásica que la prepararon, dice ella, para lo que vendría después.

"En la escuela de danza todos teníamos muy buenas notas pero no porque fueramos especialmente inteligentes o porque se necesitara eso para bailar. Era porque el ballet se trata de alcanzar la perfección y si no lo conseguías en todos los aspectos, sentíamos que el mundo se venía abajo. Sufrí mucho stress por eso. Hasta fui a terapia sin contarle a mis padres", confesaba la actriz hace unos meses cuando los estrenos de varias de sus películas ( Testament of Youth, El agente de Cipol, Ex Machina y Tulip Fever) además del comienzo de los rodajes de The Light Between Oceans y el nuevo film de Jason Bourne, la volvieron la actriz más trabajadora del cine actual.

Un lugar al que llegó luego de dejar la escuela de Ballet para actuar en la TV sueca, después de haber sido rechazada dos veces en el ingreso al conservatorio de teatro de Estocolmo y de protagonizar su primer film a los veinte años. Luego se mudaría a Londres, ciudad en la que sigue viviendo y a la que le debe su casi perfecto inglés, y el papel principal en La reina infiel, el film danés nominado al Oscar en 2013 que la puso en el radar de Hollywood.

"Para ser completamente honesta el hecho de que se estrenen todas las películas que hice una detrás de otra me pone muy nerviosa. Es una mezcla de sentimientos porque se te cumple todo lo que siempre soñaste al hacer películas. Pero, a su vez, asusta porque está sucediendo todo al mismo tiempo. De repente estás en una habitación con gente a la que admirás hace años... las Judy Dench por ejemplo... y te preguntás si sos lo suficientemente buena, si tenés lo que hace falta para estar ahí. Te carga de ansiedad y el solitario sentimiento de que ésta podría ser tu única oportunidad", se sinceraba Vikander en la revista Vogue hace pocos meses. Y, más allá de sus dudas, estamos en condiciones de tranquilizarla y decir que sí, que es lo suficiemtemente buena y que no, esta no será su única oportunidad de triunfar si no apenas la primera.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.