De Suárez a Almendra, los documentales de música para ver gratis en el Festival Escenario

Rosario Bléfari al frente del grupo Suárez
Rosario Bléfari al frente del grupo Suárez Crédito: Lucía Grossman
Bartolomé Armentano
(0)
8 de octubre de 2020  • 12:53

El sábado 10 de octubre tendrá comienzo una nueva edición del Festival Escenario, destinado a documentales de música. Esta entrega se llevará a cabo por streaming y de forma gratuita, a través de la plataforma Cont.Ar y con el auspicio del Ministerio de Cultura de la Nación. Su programación ofrecerá veintiséis títulos bajo tres secciones principales: competencia oficial, rescates y homenajes.

La llegada de Escenario 2 se da en paralelo a la revalorización del rockumental, un género prolífico que hasta hace unos años se encontraba expulsado de los canales oficiales de financiamiento. Gabriel Patrono e Iván Wolovik, dos realizadores y gestores culturales, fundaron el evento para formalizar aquel sentido de comunidad que observaban entre rockumentalistas locales. Lo que habían conceptualizado como muestra terminó tomando cuerpo de festival a finales del 2019.

Esta nueva edición brotó del encuentro entre Patrono y Wolovik con Pablo Conde, programador del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. La pluralidad de miradas se coaguló en la heterogeneidad que caracteriza a la grilla. La programación de Escenario 2 es inclusiva, tanto en el talento representado como en las propiedades temáticas y formales de las piezas audiovisuales en consideración.

"No alcanza con que la película cuente la historia de un grupo", apunta Patrono sobre su principio de curaduría. "Debe tener un tema universal para tener trascendencia". Wolovik prioriza la restitución de la voz autoral: "La mayoría de los documentales son cabezas parlantes, pero la pregunta es dónde está la emoción. No solo intentamos reivindicar músicos a través de películas sino encontrar la voz del director, porque es un artista comunicándose con otro, es un diálogo entre dos".

Las obras también conversan en el contexto de un line-up. "En el momento en que programás dos cosas inevitablemente están dialogando, a los gritos o amistosamente, logrando una comunión interesante", expande Conde. "Con el tiempo se va desarrollando un músculo de programación que tiene que ver con entender el contexto del público".

En términos de organización, la pandemia de COVID-19 no impactó demasiado. La mayor diferencia fue el alojamiento en Cont.Ar, que le permitió al festival tener un alcance federal. "Estamos pensando al Festival Escenario como un evento y no como una consecución de links", afirma Wolovik. Para contrarrestar la frialdad de la modalidad virtual, las películas serán precedidas por una presentación de Conte. Acá una selección de algunas de ellas:

Almendra (1969-70) (Alcira Luengas) + Balada para un Kaiser Carabela (Fernando Spiner)

En consonancia con los cincuenta años del debut de Almendra, Luis Alberto Spinetta protagonizará toda discusión que verse sobre Escenario 2. El plato fuerte del festival es Almendra (1969-70), un hallazgo inédito que fue remendado junto a la Universidad Nacional de Córdoba. Se trata de un fílmico perdido perteneciente a la homenajeada Alcira Luengas, una directora cordobesa que pasó tres días con la banda para su tesis de graduación. El registro incluye charlas íntimas, jornadas de grabación y un concierto en el Teatro Pueyrredón. Este último estaba desprovisto de audio, hasta que Patrono y Wolovik advirtieron la aparición simultánea y milagrosa de unos carretes de sonido en otro punto del país.

Entretanto, Balada para un Kaiser Carabela es un rescate que inclina el foco hacia el costado actoral de Spinetta. Este corto de 1987 encuentra al Flaco deambulando por una Villa Gesell desierta, entre fichines y máquinas de videojuegos, ofreciendo en el proceso una meditación sobre la soledad.

Suárez. Cuatro Canciones (Fernando M. Blanco)

El 4 de marzo de 2016, el Konex configuró el escenario para un evento único: el retorno de Suárez a los escenarios tras catorce años de ausencia en Capital Federal. Fernando M. Blanco encaró la documentación del suceso, y Cuatro Canciones es el primer vistazo a ese material. Pero la banda fundacional del indie argentino no es la única en reunirse: las audiencias tienen ahora una posibilidad más de reencuentro con la inmensa y extrañada Rosario Bléfari. "Rosario es la síntesis del artista independiente que no hace concesiones y que avanza haciendo lo suyo", recuerda Patrono. "Que haya una artista que tome decisiones de ese tipo en un mundo tan exitista es un norte para el festival".

Satori Sur (Federico Rotstein)

Satori Sur celebra la vida del multifacético Miguel Grinberg, quizás el primer cronista del rock nacional. El filme toma como punto de partida su octogésimo cumpleaños para desentramar su vida y obra, desde la traducción de literatura beat hasta el paso por Nueva York y la amistad con Jonas Mekas. En este ejercicio de rememoración, la cinta de Federico Rotstein deja de ser biografía y transmuta en una reflexión sentida sobre lo que implica mirar hacia atrás. Del mismo modo en que Grinberg documentó los inicios de nuestro rock, Rotstein fija historia con el primer documental sobre el poeta.

Álvaro: Rockstars Don't Wet the Bed (Jorge Catoni)

Este documental rastrea la trayectoria de Álvaro Peña, anti-estrella de rock que debió abandonar su Chile natal cuando la terrible seguidilla de dictaduras empezó a poblar Latinoamérica. El exilio lo llevó a Inglaterra, donde tuvo su primera interacción con un entonces desconocido Joe Strummer. El ethos punk de ambos fundó una asociación de la que se desprendió tanto una convivencia personal como un proyecto musical, The 101ers. Subsecuentemente, Strummer siguió con The Clash mientras que Peña continuó en su derrotero sicodélico. Rockstars Don't Wet the Bed no está sola en ajusticiar la figura de Álvaro: la revista Uncut rescató al disco Drinking My Own Sperm ("Bebiendo Mi Propia Esperma") como uno de los más extraños de todos los tiempos.

Tango Argentino (Simón Feldman)

Tango Argentino es un documental descatalogado de 1969 que se restauró para el festival de la mano del Museo del Cine. La película se enmarca en un período de transición para el género homónimo: había perdido su primacía pero todavía no contaba de un distanciamiento temporal suficiente como para ser reivindicado. El recambio generacional significó la irrupción del rock, los grandes hacedores ya no estaban y el rupturismo de Piazzolla era desdeñado. Frente a este desplazamiento es que Feldman cometió su gran acierto: salió a las calles a preguntar por el paradero del tango a fines de los sesentas.

Trailer

del Festival: https://www.youtube.com/watch?v=sB--XxKSC_Q&feature=youtu.be

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.