El legado de Serrat

René Vargas Vera
(0)
21 de agosto de 2000  

La noticia es sencilla. Acaba de aparecer en Madrid el cancionero completo de Joan Manuel Serrat, una obra que abarca veintinueve discos, hoy digitalizados, con las portadas originales y en versiones libres de la censura sufrida durante la época del tirano Franco. Además de sencilla, es buena noticia, pese a que el pasaje a lo digital le quitará, sin duda, parte de las bellas atmósferas sonoras.

¿Quiénes se regocijarán por esta reedición? Sin duda los que desde fines de los sesenta venimos atesorando el sortilegio de una música que es poesía y de una poesía que suena a música.

Desde aquella inaugural "Se equivocó la paloma" -siempre mal citada como La Paloma- con versos del andaluz Rafael Alberti y notas del santafecino Carlos Guastavino (músico al que Joan Manuel siempre se olvida de mencionar), hasta "Balada de otoño"; desde "El titiritero" hasta "Poco antes de que den las diez". ¿Qué generación se regodeará con este cancionero? ¿Acaso los chicos de veinte, tinellizados, robotizados, computadorizados y presos del videoclip y el zapping? ¿O solamente los que atraviesan los treinta y los mayores de cuarenta, aquellos que la sociedad les concedió -en los años setenta y parte de los ochenta- el tiempo suficiente para almacenar vivencias artísticas? Las nuevas generaciones de veinteañeros ¿acogerán, tal vez, por entre estos treinta y tres años de la historia creadora de Serrat, sólo canciones de amor como "Tu nombre me sabe a hierba", "Poema de amor", "Lucía", "No hago otra cosa que pensar en ti", "Una mujer desnuda y en lo oscuro" y la aquí planchada "Penélope"?

* * *

¿Podrán penetrar en la pintura generacional de "Señora", "Muchacha típica", "Soneto a mamá", "El carrucel del furo", y ese grito de soledad que es "De cartón piedra"? ¿Tomarán conciencia de los testimonios de "La saeta", "Pueblo blanco", "Fiesta", "Del pasado efímero", "Vencidos" y, sobre todo "Para la libertad", "Algo personal", "Yo me manejo bien con todo el mundo", "El Sur también existe", "Disculpe el señor", "Niño silvestre", "La gente va muy bien"?

El tiempo les ayudará a develar las profundidades y bellezas de "Mi niñez", "Mis gaviotas", "Barquito de papel", "Como un gorrión", "Decir amigo", "Arena y limo", "A un olmo seco", "Aquellas pequeñas cosas", "Mediterráneo", "Piel de manzana", "Sinceramente tuyo". A regocijarse con "Las malas compañías", "Hoy puede ser un gran día", "A Ud" (que corre tras el éxito), "Cada loco con su tema"... Un Serrat para descubrir.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?