Eric Douglas: el hijo de Kirk que vivió en agonía y murió antes de tiempo

El menor del clan fue encontrado en posición fetal en su departamento de Manhattan a los 46 años
El menor del clan fue encontrado en posición fetal en su departamento de Manhattan a los 46 años Crédito: Shutterstock
(0)
7 de febrero de 2020  • 14:33

La lógica de que los padres mueren antes que los hijos no siempre se cumple. Kirk Douglas murió ayer a los 103 años pero hace 16 se despedía de su hijo más chico, Eric, que murió por una combinación letal de alcohol y pastillas el 6 de julio de 2004.

Eric tenía 46 años y su vida no era más que una acumulación de fracasos como actor y comediante, arrestos, demandas judiciales, condenas por consumo de drogas y sucesivas entradas y salidas de rehabilitación. La última etapa de su vida fue muy difícil debido a que se encontraba sin trabajo, había ganado mucho peso, tenía un importante deterioro físico y lo que estaba sucediendo en esa etapa de su vida no se parecía en nada a lo que cualquier ser humano imagina como algo parecido a la felicidad.

Fue enterrado en el cementerio de West Village Memorial Park de Los Ángeles. A Kirk y a su segunda esposa, Anne, con la que compartió casi siete décadas, se los vio profundamente desolados con la frustración de no haber podido ayudar a su hijo pequeño. Cinco años más tarde, en el programa de televisión The Early Show, el actor contaría que lo habían llevado a más de veinte centros de rehabilitación, "pero fue inútil".

Era comediante y pasó por más de veinte centros de rehabilitación
Era comediante y pasó por más de veinte centros de rehabilitación Fuente: Archivo

Si bien la muerte no resultó sorpresiva debido al perfil de Eric, sí fue impactante. Su cuerpo fue encontrado por una persona de su servicio en su departamento de Manhattan, tirado en el suelo, en posición fetal. Lo primero que pensaron es que había sido un infarto, pero luego la autopsia reveló que la muerte se debió a una mezcla de alcohol, tranquilizantes y relajantes musculares.

Sumado a la profunda angustia y tristeza de toda la vida, a partir de los años noventa comenzó a ser arrestado cuando la peligrosa combinación de una personalidad errática y el abuso de drogas se interpuso como un obstáculo para la vida en sociedad. Por otro lado, la imposibilidad de entrar en el circuito de actores reconocidos como los de su familia, con quienes se comparaba continuamente, fue otro de los factores que también alteró su frágil salud mental.

Cuando en 1999 se sumergió en la más profunda desesperación por una sobredosis de Xanax y estuvo en coma durante nueve días, su entorno supuso que el hecho serviría como disparador para hacerlo salir del pozo de la autodestrucción que terminaría con su vida. No fue así.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.