Esperanza mía: ¿una comedia de amor naif capaz de destronar a Las mil y una noches?

Tomás y Julia, los protagonistas
Tomás y Julia, los protagonistas Crédito: Archivo
Con picos de 21 puntos de rating debutó la nueva propuesta de Pol-ka protagonizada por Mariano Martínez y Lali Espósito que promete arrasar con el gigante turco
Dolores Moreno
(0)
7 de abril de 2015  • 08:43

Una fórmula harto conocida con una pareja a estrenar. Por un lado, Mariano Martínez el galán que desde mediados de los 90 está instalado en la televisión argentina y que con su papel de Martín Marquesi en Son amores se convirtió en uno de los actores preferidos de Adrián Suar. Y, por el otro, Lali Espósito , la chica Cris Morena que despegó y que desde que terminó Casi Angeles abrió un nuevo camino en el mundo de la música (el año pasado lanzó su primer disco solista A Bailar! y causó furor entre el público teen) y paralelamente empezó a trabajar en tiras para otra franja etaria.

A los protagonistas los separan 13 años y algunos centímetros de altura pero… por lo que se pudo ver en este primer capitulo tienen una química muy especial. Lali lo atropella y Mariano se deja atropellar. Con una apuesta bien familiar, Pol-ka le dio lugar a esta dupla para contar una historia de amor prohibido en un tono de comedia blanca (nada de culebrón o drama) que promete traer risas, ilusión y cosquillas en la panza. El amor es posible y sucede en el primer microsegundo en el que se juntan las partes, así de rosa y platónico. En un ómnibus que va a Buenos Aires, a Lali se le da: se le sienta un hombre apuesto al lado (¡quién no soñó con esa escena en un viaje largo!). La emoción le dura hasta que lo ve a Mariano ponerse el alzacuello y se da cuenta, tras burlarse de su "disfraz", de que es un sacerdote.

Toscano interpreta a la madre biológica de Lali
Toscano interpreta a la madre biológica de Lali… Crédito: Archivo

De eso va esta propuesta centrada en Julia Albarracín [que se hace pasar por Sor Esperanza] y Tomás Ortiz. Una joven que acaba de perder a su madre adoptiva y pide refugio a una vieja conocida quien la hará pasar por novicia para esconderla de unos matones y un sacerdote copropietario de una poderosa empresa. Encuentros mágicos y casualidades imposibles son la base de esta novela que en su primer emisión (anoche, a las 21, por el El Trece) tuvo picos de 21 puntos de rating. El desafío va a ser continuar con esa cantidad de audiencia en un momento en el que la televisión local no está logrando destacarse sobre los enlatados, basta pensar en lo que está pasando con Las mil y una noches.

Algunos podrán tildar a Esperanza mía de infantil o quizá demasiado naif, pero para un público familiar reúne elementos que pueden hacer que la cosa funcione:

  • La dupla. Lali en su papel de Esperanza tiene dejos de Robertita ( Floricienta) y de Mar ( Casi Angeles), esa chica con carácter y dulzura en perfecta armonía que en momentos puede cautivar con su sonrisa y en otros, como pasó ayer, puede perder los estribos y provocar a cinco chicos por haberse "burlado de su altura". Lali está más grande, pero conserva su frescura, su histrionismo y sobre todas las cosas su verborragia incontenible. Como contraparte, Mariano Martínez parece ser quién le aportará equilibrio al personaje, aunque se lo ve demasiado bueno e inocente para ser real.

Las novicias y la chica rebelde en el cuerpo de Angela Torres
Las novicias y la chica rebelde en el cuerpo de Angela Torres Crédito: Archivo

  • El resto de hermanas del convento. Equiparando la energía de Lali están Gabriela Toscano y Ana María Picchio (las buenas) y Carola Reyna y Rita Cortese (las malas). Es interesante verlas a Cortese caracterizando a una hermana ambiciosa, ella quiere ser la madre superiora -lugar que ocupa Picchio-, y a Reyna como su secuaz. Estos dos personajes pueden darle un poco de aire al convento y a la historia.
  • Natalie Pérez como contra figura. Después del éxito de Guapas y de haberse convertido en el grano en la frente de Isabel Macedo en su historia con Esteban Lamothe, ahora... Pérez parece que será la mujer que luchará por el amor de Tomás, el cura que desde que vio por primera vez a Esperanza empezó a vacilar.
  • La adolescente rebelde de Angela Torres . Otra vez, la hija mayor de Gloria Carrá vuelve a la pantalla chica, con algunos registros de lo que hizo en Solamente vos. La ganadora de Tu cara me suenase convierte en la adolescente rebelde que colabora en el convento y parece ser quien terminará ocupando el lugar de compinche de Esperanza, además de la hermana Clara -su mamá biológica interpretada por Gabriela Toscano-.
  • Tomás Fonzi y Alejandro Fiore como los villanos. En una novela siempre tiene que estar el lado del mal encarnado en algunos personajes. Por lo que se vio ayer este lugar será de Máximo Otiz (Fonzi), hermano del padre Tomás, y Fiore quienes son los responsables de los males de Esperanza. Fiore la fue a buscar a su pueblo para quitarle el video que muestra que su madre murió por la contaminación de la fábrica donde trabajaba y Fonzi, además de darle la orden a Fiore, le quitó la subvención al convento Santa Rita, donde está refugiada.
  • Si bien una de las premisas de esta propuesta es la música, en esta primera entrega solo hubo un tema entonado por Lali en el auto ("Amo" de Axel) mientras sonaba en la radio y algunos esbozos del coro de monjas al mejor estilo Cambio de hábito. Habrá que ver qué pasa con eso, sobre todo teniendo a Karina K, Vanesa Butera y Angela Torres dentro del elenco.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.