Guapas llegó a su fin, ¿Cómo terminaron las historias?

Guapas, con final feliz
Guapas, con final feliz Crédito: Twitter
Sobre el final los fanáticos pudieron darse el gusto de ver disfrutar a los personajes logrando algunas metas que fueron materia de conflicto durante toda la tira
(0)
10 de enero de 2015  • 15:15

Guapas fue la comedia éxito del 2014. Historias que mostraban los conflictos típicos de las mujeres de nuestra época, maternidad, adicciones, violencia de género y búsqueda constante del amor, fueron los ejes centrales de estas amigas que lograron captar a una audiencia fiel hasta ayer que la historia llegó a su fin.

Durante todo el ciclo fue misión imposible ver disfrutar a los personajes: experiencias fallidas, síntomas neuróticos y desencuentros amorosos impidieron sistemáticamente escenas complacientes. Sin embargo en el último capítulo, las historias de Mónica (Mercedes Morán), Mey (Carla Peterson) , Laura (Isabel Macedo) , Andrea (Araceli González) , Reina (Muriel Santa Ana) y Silvita (Inés Estévez) hicieron un guiño a los espectadores y les dieron el gusto de verlas sonreír.

Sobre el final, las amigas encontraron accidentalmente al estafador que siete años atrás se había quedado con sus ahorros. Lo increparon y hasta pensaron en atropellarlo pero luego lo dejaron ir.

El Tano (Dady Brieva) volvió del sur para quedarse con Mónica, idas y vueltas mediante, ella le propuso casamiento y el aceptó. Andrea volvió con su marido Alejandro (Mauricio Dayub). Laura y Pablo (Esteban Lamothe) cumplieron el sueño de tener una familia numerosa y finalmente Cinthia, que no logró corregir sus eses mal ubicadas, consiguió una pareja que habla igual que ella.

Mey vendió su departamento, formó una familia con Donofrio ( Alberto Ajaka ) y renunció a su trabajo de azafata para pasar más tiempo con su hijo. Junto a Reina, pusieron una exitosa inmobiliaria.

Por su parte, Reina le pidió a "el Facha" (Adrián Suar) que blanqueen su relación, él se escapó, pero luego de mucho tiempo apareció de sorpresa en el avión y le pidió casamiento. Silvita y Falcón (Alfredo Casero) triunfan con la música y se fueron de gira por el mundo.

Por último, la naturalización de la tecnología, muchas de las novedades finales las conocimos por los whatsapp y twitts que los personajes se enviaban, fue un recurso ágil y eficiente para la audiencia.

El mensaje subliminal que dejó esta comedia es que los conflictos que nos atraviesan nos acompañarán toda la vida y podremos llevarlos mejor o peor. Por momentos más locas, por momentos más guapas.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.