Jeff Lyne, lejos de la jubilación, reanima a su propia criatura

Fuente: Archivo
Alejandro Lingenti
(0)
9 de enero de 2020  

Jeff Lyne sigue en carrera. A los 72 años, este músico y productor de Birmingham está, hace rato, en condiciones de exhibir un recorrido profesional admirable: una serie de discos notables con Electric Light Orchestra, una faena inmejorable como productor de figuras como Roy Orbison, Tom Petty y George Harrison en los 80, un rol determinante en el supergrupo Travelling Wylburys + Bob Dylan y una inventiva formidable para retocar en los 90 el material inédito del Anthology de The Beatles. Pero queda claro que su idea no es dormirse en los laureles. Y la prueba es From Out of Nowhere, disco que acaba de editar bajo la nueva denominación Jeff Lyne's ELO y en el que las melodías épicas y los arreglos vocales remiten a los cuatro de Liverpool. Ya de arranque, el tema que le da nombre al álbum barniza la persistente nostalgia beatle con el sonido de un órgano Hammond S-6 que en su momento fue propiedad de Harrison, cuyo adorable fantasma también deambula por la preciosa balada "Losing You", pariente directa de "Telephone Line", aquella gran canción de A New World Record (1976) que relucía como una joya en uno de los discos más redondos de la etapa dorada de la ELO. Lynne empezó a revivir la marca de la banda que lo hizo famoso en 2014, cuando grabó Alone in the Universe, un disco que ya lo había mostrado tan inspirado y en forma como ahora, recuperado completamente de la falta de atención que había sufrido con Zoom (2001), donde la apelación a los recursos de siempre no surtió el efecto deseado.

Ahora, con la participación de uno de los viejos compañeros de ruta -el tecladista Richard Tandy-, Lynne revive el espíritu de su proyecto más importante manteniendo las señas de identidad -la nave espacial que aparece en varias portadas de los discos de la ELO oficia como certificado de autenticidad- y haciéndose cargo personalmente de casi todos los instrumentos y las voces del repertorio. Es cierto que no hay en este disco grandes novedades, pero también es una verdad irrefutable que el veterano Jeff domina el terreno por el que se mueve con una autoridad que obliga a desestimar los reproches.

Su mayor debilidad quizás sea el estilo de producción: la fría corrección de la era digital exagera en el pulido sonoro y le quita algo de vida a una música que nunca sonará vieja porque se ha ganado con buenos argumentos el derecho a ocupar un lugar en el altar de los clásicos.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.