Keane: el regreso de la canción épica, después de una tormenta de seis años

Tim Rice-Oxley, Jesse Quin, Tom Chaplin y Richard Hughes, juntos otra vez luego de un largo paréntesis
Tim Rice-Oxley, Jesse Quin, Tom Chaplin y Richard Hughes, juntos otra vez luego de un largo paréntesis Crédito: Universal Music
El pianista y compositor del grupo británico, Tim Rice-Oxley, cuenta por qué volvieron a reunirse, el factor emocional de sus letras y el nuevo disco que presentarán en la Argentina
Silvina Marino
(0)
23 de octubre de 2019  

Siempre se caracterizaron por su dulce melancolía. Los integrantes del grupo Keane fueron aclamados y culpados al mismo tiempo por ser quienes, junto con Coldplay, elevaron el piano al podio más alto de las propuestas lacrimosas de fines de los 90 y, sobre todo, a principios del 2000, cuando ambas bandas británicas ya tenían editados sus primeros discos de estudio.

Apóstoles de la tristeza, pero también de la fortaleza después del llanto ("Somewhere Only We Know", "Everybody's Changing", "Is It Any Wonder?"). Emotivos, sí. Épicos, y listos para salir airosos en un estadio que ambos conquistaron.

Si de resurgir de las cenizas hablamos, los del condado de Sussex se acaban de recibir de maestros. La banda comandada por el cantante Tom Chaplin y el compositor y tecladista Tim Rice-Oxley vuelve al ruedo después de un descanso de casi siete años. Acaban de sacar su quinto disco, Cause and Effect, y en el tour presentación que marca esta vuelta, la visita obligada es a la Argentina, donde estuvieron en 2007, 2009 y 2012. Esta vez tocarán el 29 de noviembre en el flamante Movistar Arena.

Rice-Oxley es, para esta ocasión, el vocero de Keane. Tiene un acento cerrado, pausado. Después de esta reunión con sus amigos, se lo escucha al teléfono tan emocionado y entusiasta como reflexivo.

Se sabe que el flamante disco nació del seno de sus desgracias (sobre todo, de su separación matrimonial) y que dio rienda suelta e íntima a su pluma cuando todavía no había planes de juntarse con sus viejos camaradas.

-¿Cómo fue el proceso de composición de Cause and Effect?

-Lo empecé por mi cuenta, supongo que pensando en un disco solista. Así fue como escribí las canciones y las grabé. Puse mi corazón en esto. Trabajé mucho en las letras, quería que estuvieran perfectas, contar las historias que realmente quería transmitir ahí. Tom se involucró y terminamos grabando juntos, fue un placer. Cada uno hizo su aporte y nos divertimos mucho. Estoy orgulloso del álbum.

-¿Cómo tomaron la decisión de separarse y cómo volvieron a estar juntos? Leí que fuiste a la casa de Tom una Navidad y ahí reflotaron todo...

-A veces es bueno tomarse un tiempo, llevábamos mucho tiempo juntos y estábamos perdiendo nuestro entusiasmo. Aunque el amor por la música y el amor entre nosotros siempre fueron algo muy preciado, ese era el momento para un parate, para descansar de nosotros mismos y de ser parte de un grupo. Ya había pasado un tiempo cuando Tom me invitó a pasar una Navidad a su casa, en 2017. Mientras estábamos paveando, y hablando de nuestras cosas, mencioné el proyecto en el que estuve trabajando y él lo quiso escuchar. Y la verdad es que lo motivó mucho. Quiso hacer este disco con la banda.

-Tom dijo que cuando se separaron, en 2013, pensó que no iban a volver a juntarse. ¿Tuviste la misma sensación en ese momento?

-Mmm... no, no realmente. La historia del rock sugiere que si una banda tiene cosas buenas dando vueltas, se tiene que juntar. Y nunca pensé que habíamos terminado, teníamos mucho para dar en términos creativos. En realidad, siempre pensé que íbamos a volver a estar juntos en un punto, y todo fluyó. Tom está mejor que nunca como cantante, y creo que hicimos lo correcto en juntarnos de nuevo.

-¿Es el disco más personal, más íntimo, por la manera en que escribiste las letras sobre tu vida y tu separación?

-Sí, bueno, es un álbum muy emocional. Todo Keane es emocional. Pero definitivamente este es el más brutalmente honesto y emocionalmente intenso. Y como es el más personal, conectó tan fuerte con la gente, porque es apasionado. Por eso, de alguna manera, tiene influencia en la vida de quien lo escucha.

-¿Coincidís en que son mejores como grupo que como artistas solistas?

-Definitivamente concuerdo con que somos mejores juntos que separados. Pero al mismo tiempo pienso que es mejor tomar un descanso antes que terminar odiándote con el otro o perdiendo la conexión. Yo no quería parar en ese momento, pero estoy feliz ahora de haberlo hecho. Y me sirvió para conocer más al resto y aprender sobre mí mismo. De este modo valoré lo buenos que éramos y lo buenos que somos juntos.

-¿Alguna vez pensaron en hacer terapia de grupo antes de tomarse un tiempo separados?

-[Risas]. No creo que lo hayamos considerado. Lo que necesitamos fue un descanso de nosotros. Y esa fue la mejor decisión sobre qué hacer. Fue como hacer una terapia.

-¿Cómo te sentís conectado a los primeros discos y cómo evolucionaron desde una inocencia inicial hacia una propuesta centrada en la experiencia de adulto?

-Editamos Hopes and Fears en 2004. Cambiaron demasiadas cosas en nuestras vidas. Por supuesto, vas aprendiendo o, idealmente, deberías aprender. Éramos ingenuos en ese momento, muy jóvenes, y claro que es más interesante escribir desde la experiencia. Realmente disfruto de mirar hacia adentro. Igualmente, seguimos conectados a las primeras canciones.

-¿Qué cosas decidieron cambiar y qué cosas repetir una vez que volvieron a estar en grupo? Mencionaban que se habían vuelto muy críticos entre ustedes...

-De alguna manera está todo igual, todo es familiar. Y eso permitió que fuera fácil volver a estar juntos. Pero lo más importante que cambió es la manera en que nos tratamos, ahora hay mucha más comprensión entre nosotros. Tratamos de empatizar y comprendernos, sabiendo de nuestros costados más vulnerables. Lo mejor es habernos dado cuenta de las cosas y estar felices haciendo lo que hacemos. Y no queremos ser lo que no somos. Nos apreciamos entre nosotros, y le damos importancia al aporte que cada uno hace para el sonido de Keane.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.