La gran obra de Vox Dei, revisitada

Adriana Franco
(0)
23 de octubre de 2016  

Pocos podrían imaginar, en 1971, el largo recorrido que tendrían esas canciones que se estaban grabando en los estudios TNT. Vox Dei, la banda que había comenzado cantando en inglés y que por legendaria sugerencia de Spinetta se había resuelto por el castellano, registraba allí su ambicioso segundo disco, La Biblia, un álbum que se convertiría inmediatamente en clásico y que tendría versiones y reversiones, empujadas sobre todo por la pasión de otros músicos por esa música y esos textos.

Hubo pronto, en 1974, la versión organizada por Billy Bond con el Ensamble Musical Buenos Aires, y en la que participaron Gabis, García, Pinchevsky, Moro, Cutaia, y muchos más. Vox Dei mismo realizó nuevas grabaciones -venciendo temporariamente las diferencias que alejaron a Ricardo Soulé (principal motor de la idea) y Willie Quiroga- una en 1986, en el Ópera, y otra en 1997, con Andrés Calamaro, Fito Páez y Alejandro Lerner como invitados. En 2005 se reeditó remasterizado el álbum original (con tomas alternativas incluidas).

A esta lista se suma ahora Juanse, que en estos tiempos de renacimiento espiritual y tras dedicarle un disco a Pappo, volvió sobre la gran obra conceptual del rock argentino. La Biblia por Juanse, editada por Pelo Music, respeta mayormente aquella del 71, pero la vuelve más cancionística, más breve, al quitarle algunas de las largas partes instrumentales (salvo el último tema, aquí más extenso). El ex Ratones Paranoicos, secundado por Ernie Salas, Ponch, Gaby Lunar, Chuky de Ipola y Yamil Salvador, más invitados como Alejandro Lerner y Raúl Porchetto, vuelven sobre esas perfectas palabras inaugurales : "Cuando todo era nada, era nada el principio / Él era el principio y de la noche hizo luz" para recorrer luego la rockerísima "Las Guerras", las dos bien distintas partes de "Libros sapienciales", la dulzura de "Profecías" y la concluyente "Cristo" antes del apocalíptico final.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.