La memoria del futuro

La Academia Nacional del Tango festeja sus 25 años con proyectos para revalorizar su legado y abrir sus puertas a nuevas generaciones
Cecilia Millones
(0)
15 de julio de 2015  

Atesora las más curiosas perlas para viajar por la cultura tanguera. Por algo su creador, el gran maestro Horacio Ferrer, la definía como "una novela sorprendente". Es que en todos sus rincones se respira historia, ya sea por la máquina de escribir de Cátulo Castillo, una visa de turismo de Tita Merello o el bandoneón de Aníbal Troilo, que fue cedido por su arreglador Raúl Garello con la consigna de que un músico lo toque por lo menos una vez por mes. Hoy, en la Academia Nacional del Tango se sueña con un festejo muy especial.

El pasado 28 de junio la institución cumplió 25 años de existencia y, para celebrarlo, sus académicos se embarcaron en numerosos proyectos que proponen honrar el legado de Ferrer, abrir sus puertas a las diferentes generaciones de tango e invitar al público a descubrir un lugar que atesora la historia de este gran símbolo de nuestra identidad.

Se percibe un gran entusiasmo entre quienes circulan por los tres pisos de su sede del Palacio Carlos Gardel, en Avenida de Mayo 833. Allí, su presidente, Gabriel Soria, recibe a LA NACION para compartir los desafíos de la Academia: organizar su primer Congreso Nacional de Tango, digitalizar el archivo y avanzar con una propuesta web para recorrer su museo desde dispositivos móviles. Además, en julio, comenzará El académico, un programa que producirán para las radios universitarias.

En la oficina de presidencia se mantienen los premios, regalos y curiosidades que el maestro Ferrer fue colocando sobre una mesa durante su gestión, cargo que ocupó hasta el día de su muerte, en diciembre último. Entre galardones y cartas, asoman una figurita de payaso y otra de san Expedito. Allí, Soria comienza a contar sobre este primer Congreso de Tango de la Academia, que está previsto para la última semana de agosto. "A Horacio le encantaba pensar la historia del tango. Por eso, el mejor homenaje que le podemos hacer es a través de un espacio en donde el público en general y el especializado pueda escuchar, debatir y preguntar sobre el tango de los últimos 25 años, la memoria de otros tiempos y poder proyectar temas para el futuro", detalla.

A puertas abiertas

En simultáneo al desarrollo del congreso, se desarrollará una feria del libro y del disco del tango, con stands de venta, promoción, y con autores y artistas que firmarán sus trabajos. "Con Horacio nos reuníamos los domingos a las siete de la tarde en mi casa. Escuchábamos discos y planificábamos todo lo que podíamos hacer -recuerda Soria, emocionado. Fueron momentos de mucha amistad y aprendizaje porque, además de haber sido el gran poeta del tango, fue alguien que rompió con todo lo preestablecido y aportó ideas nuevas. Entonces, este congreso es la mejor manera de celebrar su memoria."

Para el titular de la entidad, el tango está pasando por uno de sus mejores momentos musicales. "Hay una gran cantidad de valores jóvenes con un gran compromiso por hacer cada día un mejor tango y muchos maestros, que empezaron hace 25 años, que hoy ya son reconocidos con sus propias orquestas reflexiona. Lo que queremos es que la academia sea un lugar donde estas generaciones se sientan representadas, tengan un lugar para tocar, puedan organizar un ciclo y cuenten con material de consulta sobre los grandes maestros."

Para impulsar este último objetivo, la Academia comenzó a digitalizar las más de 40.000 partituras y 22.000 discos de pasta originales del archivo, donde se guardan además documentos, libros y revistas. Estima terminar este año con gran parte del trabajo gracias al convenio que firmaron con una universidad de California, por el que acordaron recibir en agosto a un grupo de pasantes para que colaboren con el proceso de digitalización.

A su vez, tienen previsto un proyecto de "academia virtual" orientado tanto al público especializado como al general. Consistirá en el desarrollo de una aplicación que permita recorrer el museo a través de dispositivos móviles y, por ejemplo, al cliquear sobre el bandoneón de Aníbal Troilo se accederá a toda su información, fotos y videos.

"Hay mucha gente que pasa caminando por Avenida de Mayo y no sabe qué hay acá dentro -reflexiona-. Queremos que sepan que pueden entrar para conocer y sumarse a todo lo que estamos haciendo. Tenemos una historia trazada en estos 25 años y muchos proyectos para el futuro; las puertas de la academia están abiertas."

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.