Lars von Trier: "Yo entiendo a Hitler"

El cineasta danés encendió la polémica ayer, al reivindicar la figura del líder nazi en la presentación de su film apocalíptico Melancholia, en Cannes
(0)
19 de mayo de 2011  

CANNES.- El fin del mundo según Lars von Trier (con escándalo incluido por declaraciones públicas del director danés reivindicando en parte la figura de Adolf Hitler), una impiadosa descripción sobre el ascenso al poder del actual presidente francés Nicolas Sarkozy y un melodrama bastante extremo de la japonesa Naomi Kawase marcaron la diversidad (y los contrastes) de una de las jornadas más "calientes" de la sección oficial del festival.

Con más aplausos que silbidos había sido recibida Melancholia durante la función matinal de prensa en una abarrotada sala Lumière (2500 butacas). Pero si el film en sí no resultó demasiado polémico, sí lo fueron las declaraciones de su realizador: en un pasaje de la conferencia de prensa, consultado sobre su acercamiento al tema del judaísmo, el siempre provocativo realizador de Contra viento y marea y Bailarina en la oscuridad -que tiene por costumbre disparar frases calculadas para el escándalo y el consiguiente despliegue mediático- indicó: "Yo entiendo a Hitler aunque hizo cosas equivocadas, por supuesto. Sólo estoy diciendo que entiendo al hombre, no es lo que llamaríamos un buen tipo, pero simpatizo un poco con él. Durante mucho tiempo pensé que yo era judío y estaba contento. Luego comprendí que no lo era. Quería ser judío, pero en realidad me di cuenta de que era un nazi porque mi familia era alemana, lo cual también me agradaba".

Al final, intentó suavizar sus dichos ("no estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial ni en contra de los judíos"), pero la polémica -claro- ya había estallado. A las pocas horas, la organización del festival emitió un comunicado oficial en el que "lamentaba" los dichos del realizador y aseguraba que Von Trier se "disculpaba" y que había sido víctima de "una provocación". Todo muy triste.

En el terreno artístico, el nuevo trabajo del creador de Anticristo, Manderlay, Dogville y Los idiotas contó con el aporte de un elenco multinacional de grandes figuras para narrar las últimas horas de la humanidad (antes de que el planeta del título choque con la Tierra) desde el punto de vista de dos hermanas (Charlotte Gainsbourg y Kirsten Dunst).

El film arranca con una larga secuencia en cámara lenta y con ampulosa música sinfónica de fondo en la que se muestran -a puro esteticismo y con un gran despliegue de efectos visuales- los últimos instantes de vida. Luego de ese impactante comienzo, el director propone un relato bastante más clásico (con varios puntos de contacto con La celebración , de su discípulo Thomas Vinterberg) y no tan inspirado sobre la lujosa y patética fiesta de casamiento de Justine (Dunst), que se desarrolla en una mansión campestre.

En los papeles secundarios aparecen nada menos que Charlotte Rampling (la madre), John Hurt (el padre), Kiefer Sutherland (el cuñado), Stellan Skarsgard (el jefe) y otros intérpretes de renombre como Udo Kier o Jesper Christensen. El film -que combina el melodrama (Von Trier citó a Luchino Visconti como su principal inspiración) con la ciencia ficción, todo sostenido por imágenes en pantalla ancha y música de Wagner- fue adquirido para su estreno comercial en los cines argentinos, que luego fue cancelado ante sus declaraciones (ver aparte).

Talento e independencia

También en la lucha por la Palma de Oro se proyectó ayer Hanezu , nuevo trabajo de la talentosa directora japonesa Naomi Kawase ( Suzaku, Shara, El bosque de luto ), quien volvió a rodar en su región natal de Nara (incluso dentro de un bellísimo parque natural) una trágica historia de amor entre una joven dominada por un padre bastante posesivo y un artesano. La película, que en primera instancia ofrece una plácida mirada a la belleza de la zona y a las propuestas de su gastronomía, deriva en su segunda mitad hacia temas mucho más complejos como la maternidad, el incesto y el suicidio.

Otro de los títulos muy esperados (en este caso, sobre todo por los franceses) era La cônquete , film de ficción que reconstruye la carrera política (y los avatares sentimentales con su ex esposa Cécilia) de Nicolas Sarkozy entre 2003 y 2007. El film, dirigido por Xavier Durringer, contó con el aporte de reconocidos actores (Denis Podalydès interpreta a Sarkozy, Florence Pernel a Cécilia, Bernard Le Coq a Jacques Chirac, Hippolyte Girardot a Claude Guéant y Samuel Labarthe a Dominique de Villepin) y describe las ambiciones, las contradicciones íntimas, la falta de escrúpulos y su obsesión por aprovechar los medios de comunicación para promocionarse del hoy primer mandatario. Si bien se trata de una película sólo correcta, su selección para la sección oficial (fuera de concurso) resultó una contundente muestra de independencia por parte de los programadores de un festival que recibe no pocos fondos públicos para su realización. "No recibimos ningún tipo de presiones, la elegimos porque consideramos que era importante para Cannes ofrecer esta mirada", explicó el director artístico Thierry Frémaux. Lo que se dice un día de "furia" en este paradisíaco enclave de la Costa Azul.

En la Argentina, no

Distribution Company, que había adquirido los derechos locales de Melancholia , informó que no estrenaría el film en las salas argentinas. "Ante las inaceptables declaraciones de Lars von Trier y su manifiesta declaración nazi, ofensiva para con el pueblo judío y la humanidad toda, Distribution Company Argentina SA ha decidido cancelar el contrato que lo unía con el mencionado film. Repudiamos sus declaraciones y no apoyaremos ni estrenaremos su largometraje."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.