Los secretos detrás de Supernatural, la serie de culto que festeja 300 episodios

La familia Winchester vuelve a reunirse para celebrar los 300 episodios de "Supernatural"... y acabar con más demonios
La familia Winchester vuelve a reunirse para celebrar los 300 episodios de "Supernatural"... y acabar con más demonios
Tomás Balmaceda
(0)
23 de febrero de 2019  • 00:51

Se trata de una de las series más longevas de la actualidad y una de las pocas cuya audiencia crece con el paso del tiempo: Supernatural celebra sus primeros 300 episodios en Warner Channel y sus protagonistas contaron a LA NACION cómo lograron atrapar a los televidentes con esta historia sobre dos hermanos que se ven envueltos en aventuras sobrenaturales. "Hoy somos una familia y no todo es color de rosa pero nos conocemos, nos entendemos y le damos el espacio a cada uno", expresaron.

"Quién hubiese imaginado hace 14 años que aún estaríamos acá, ¿no es cierto? Imaginate entrar a este estudio y contarles a todos que vamos a hacer un programa sobre dos hermanos que cazan demonios y que jamás mueren porque conocen a un amigo que es ángel... ¡Todos se reirían y creerían que será un fracaso! Y sin embargo, acá estamos y así como nosotros somos los primeros sorprendidos, también somos los primeros agradecidos, en especial a los fans", le dijo Jared Padalecki a LA NACION.

En la trama, Padalecki y Jensen Ackles son Sam y Dean Winchester, dos hermanos que se dedican a combatir fuerzas sobrenaturales a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Estrenada en 2005 como un producto fantástico en la senda de lo que habían sido éxitos como Buffy, la cazavampiros, su continuación Angel o Charmed, Supernatural encontró rápidamente su audiencia, pero con cada nueva temporada intentó llevar la historia un paso más allá, animándose a asesinar a todos sus protagonistas más de una vez, incluir en la historia a ángeles y demonios y jugar con giros narrativos inesperado.

"Cada año me pregunto ‘¿y ahora cómo harán para superar lo que ya hicimos?’ y siempre me terminan sorprendiendo. Hemos hecho episodios en donde viajamos a realidades paralelas en las que nuestros personajes no existían, hemos muerto y resucitado varias veces, hemos sido dibujos animados...", detalló Ackles. De hecho, uno de los capítulos más celebrados fue una inesperada colaboración con Scooby Doo:

En una era en la que las series parecen necesitar de presupuestos millonarios y grandes nombres de Hollywood para destacarse en el infinito océano de posibilidades del streaming, Supernatural sigue creciendo como fenómeno de culto bajo sus propias reglas y sin estruendos. "La aparición de plataformas de video on demand a nosotros nos benefició porque no hay manera de ponerse al día con una serie de 14 temporadas en la TV tradicional", confesó Padalecki.

Aunque toda la acción sucede en los Estados Unidos, la serie se rueda en la ciudad de Vancouver, al igual que otras producciones como Supergirl, Flash, Star Trek: Discovery o Deadly Class. El gobierno canadiense ofrece atractivos incentivos para trabajar allí y son numerosos los estudios de televisión instalados en las afueras de la metrópolis.

En el caso de Supernatural, se trata del mismo sitio desde 2005, en una estructura que se fue agrandando y complejizando con el paso del tiempo y los cambios tecnológicos. La ficción comenzó siendo grabada en 16 mm y hoy se rueda con la máxima definición y su equipo de efectos especiales, que trabajaba con prótesis y trucos de cámaras hace más de una década, en la actualidad tiene 13 personas trabajando con software digital. Así, una escena que hace años podría demandar un nuevo decorado, objetos como antorchas o decenas de extras ahora se resuelve con animación y con excelentes resultados.

Tener 14 temporadas de una trama en la que los viajes en el tiempo y los flashbacks son posibles tiene algunas complicaciones adicionales. El área de vestuario, por ejemplo, guarda todos los conjuntos que usaron los personajes desde el primer episodio en un gigantesco galpón en el que todo está etiquetado e inventariado. "Una nunca sabe cuándo un guionista nos dirá: ‘¿Sabés qué? ¡Este personaje vuelve de la muerte!' Y vas a tener que volver a vestirlo. Es por eso que de los Winchester a veces tenemos hasta cinco prendas idénticas de cada capítulo, es mejor eso que tener que recorrer Internet y ferias de pulgas buscando una determinada camisa a cuadros", explicó Kerry Weinrauch, responsable de vestuario.

Algo similar ocurre con uno de los grandes protagonistas de la serie y el objeto favorito de los fanáticos, un Chevrolet Impala negro del año 1967 con el que viajaban por las rutas estadounidenses. El vehículo se volvió tan icónico que el precio de ese modelo voló por las nubes y hoy existe una compañía que vende el auto caracterizado como en Supernatural y es tratado en el set como un actor más, con una persona a cargo y varios "cambios de vestuario", listo para rodar distintos tipos de escenas.

Recorrer el set de Supernatural es comprobar que la interacción del equipo técnico con todo el elenco es de una familiaridad y un cariño únicos, propios de aquellos que tienen un largo recorrido juntos. "Hoy somos una familia y, de hecho, nos vemos más entre nosotros que a nuestras familias. Filmar cada episodio significa estar lejos de nuestras casas, afectos y sólo es posible hacerlo durante tantos años si nuestro vínculo es sano y fuerte. No te voy a decir que todo es color de rosa o que vivimos una luna de miel de 14 años pero nos conocemos, nos entendemos y le damos el espacio a cada uno. Cuando arrancamos con esta aventura el productor Erick Kripke nos dijo algo que fue clave: 'La serie sólo va a funcionar si la relación entre ustedes funciona'", puntualizó Jensen.

Para Mark Pellegrino, quien en Supernatural se pone en la piel nada menos que de Lucifer, la comunidad de televidentes que se formó también juega un rol central: "No hay hay dudas de que los fanáticos mantienen viva a esta serie que, francamente, nunca va a terminar. El año pasado me encontré con una chica de 13 años que me habló del programa pero ¡no había ni nacido cuando se estrenó! Ella se puso al día viéndola con su papá y ahora se volvió una tradición familiar. Ese traspaso generacional es lo que permite el fenómeno único de que hoy tenemos más televidentes que cuando la serie empezó".

De hecho, el episodio 300 que se verá este domingo por Warner Channel, a las 0.35, está dedicado al legado de la serie y a sus seguidores. "Hay que ver el capítulo con mucho cuidado porque vamos a tener muchos guiños para los fanáticos", aseguró Ackles. Aunque se negó a confirmarlo para no revelar ningún spoiler, se sabe que regresará en una escena nada menos que John Winchester, el padre de los hermanos, interpretado por el ex The Walking Dead Jeffrey Dean Morgan . Sin duda será un momento único que todos los fanáticos están esperando.

En esta ocasión Sam y Dean se enfrentarán a uno de sus mayores desafíos y justo cuando creen tener la respuesta en un viejo artefacto oculto, encontrarán muchos más problemas, lo que los volverá a poner en alerta frente al peligro. Y así los Winchester volverán a tener que salvar el mundo de fuerzas sobrenaturales, tal como vienen haciendo desde hace años.

"Nadie sabe cuándo será el final pero no parece que ocurrirá pronto. Estoy seguro que cuando sea, será una decisión colectiva y charlada. No nos merecemos que un ejecutivo cruce la puerta y diga: '¡Han sido cancelados!'", dejó en claro Ackles y Padalecki sumó: "Nos despediremos con clase y estilo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.