Luise Rainer: la actriz rebelde que le dio la espalda a Hollywood

Marcelo Stiletano
(0)
31 de diciembre de 2014  

Luise Rainer fue una de las grandes rebeldes de Hollywood. Y los azares de la historia unieron a esta legendaria actriz, que acaba de morir en Londres, a los 104 años, con otras dos indomables figuras femeninas del cine. En 1937, para sorpresa de casi todos, Rainer le arrebató el Oscar a la mejor actriz a Greta Garbo, que era la gran favorita por su inolvidable actuación en La dama de las camelias. Rainer ya había ganado ese premio un año atrás con El gran Ziegfeld, y ese nuevo triunfo (obtenido por La buena tierra) la convirtió en la primera actriz en ganar dos Oscar consecutivos, lauro que sólo pudo igualar mucho después Katharine Hepburn.

Como Garbo y Hepburn, Rainer demostró que no habría de amilanarse frente al poder de los magnates de Hollywood en aquélla época dorada de la que llegó a ser gran protagonista. Con su segundo Oscar en la mano encaró a Louis B. Mayer y le dijo que ya no estaba dispuesta a encasillarse en los papeles que le había asignado el rígido contrato que le había impuesto MGM. Y como Mayer no estaba dispuesto a resignar su poder, decidió tomar distancia del mundo que la había encumbrado a la condición de estrella. "No quería ser sólo una herramienta más dentro de una gran fábrica. Decidí huir", dijo muchos años después, sin arrepentirse de su decisión de escapar de Hollywood y mudarse a Broadway para dedicarse desde allí mayormente al teatro.

Nacida en Düsseldorf el 12 de enero de 1910, Rainer fue uno de los grandes descubrimientos artísticos de Max Reinhardt. Criada en una familia de origen judío, emigró a California en 1935 frente a la amenaza nazi, y su éxito en el cine resultó casi inmediato gracias a títulos como La ciudad de acero (junto a Spencer Tracy), Mademoiselle, El gran vals y Escuela dramática, todos predecesores a fines de los años 30 del gran doble triunfo del Oscar que marcó a la vez el final prematuro de su carrera en Hollywood. Por esos tiempos también vivió un agitado matrimonio con el dramaturgo Clifford Odets, que duró apenas tres años.

Volvió al cine esporádicamente (Fellini escribió para ella un papel en La dolce vita al que finalmente renunció), apareció en teatro y televisión y volvió al Oscar en 1998, durante el jubileo de los 70 años del premio de la Academia de Hollywood, en un recordado momento compartido con otras históricas ganadoras en una especie de glorieta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.