Maju Lozano: "Tom Cruise me mandó un email"

Un espacio experimental en busca de la entrevista soñada: el invitado se interroga y se fotografía
Laura Lunardelli
(0)
6 de diciembre de 2013  

Tímida y capaz de sonrojarse en el inicio de la entrevista, la conductora Maju Lozano hace crecer su autoestima hasta límites insospechados tras confesar un amago de affaire nada menos que con Tom Cruise. Habla de su buena genética que le permitió, después de ser madre, recuperar la figura en sólo dos años y se explaya sobre lo que le gustaría de un hombre. Amante del buen humor más que de la vida misma, se autodefine simplemente como una artista . ¡Es genial mi laburo!, grita a los cuatro vientos, mientras cierra su autoentrevista con una secuencia de fotos de sí misma.

-Hola Maju, antes que nada, quería decirte que es un placer para mí hacerte esta nota. Hace mucho que quería entrevistarte (sonríe tímidamente y se sonroja). Sé que no das notas, que no hablás de tu vida privada, así que doblemente agradecida (sonríe nuevamente...). Mi primera pregunta es, ¿cómo hiciste para recuperar la figura tan rápido después de tener un bebe?

- Bueno..., tengo una genética maravillosa, así que no me costó nada; sólo dos años de dieta estricta y 16 horas de gimnasia diaria, incluyendo sábado, domingo y feriados. ¡¡¡Una pavada!!! ¡¡¡Genética pura!!!

-¿Qué hay de cierto de tu romance con Tom Cruise cuando vino al país, y eso de que quedó pasmado con tu belleza? Que claro, no conoce mucho la Argentina. Pero, ¿es verdad que pidió tu email a todos los argentinos que conoce?

-Bueno, Tom es genial y, sí, Tom Cruise me mandó un email, pero estaba todo en inglés y no entendí nada. Me puso algo así como Ay loviu Maju bicouse your body is biutiful, a nidiu de placenta . Yo, por las dudas, le respondí OK Tom .

-¿Qué tiene que tener un hombre para llamar tu atención?

-Nada..., ¡¡¡con que respire está perfecto!!! Pero no sé por qué lo preguntás. Ah, ya entendí. ¿Querés que deje mi email o mi celular? Te lo dejo en la recepción del diario o si querés publicalo en esta nota. Está todo más que bien.

-Sin entrar en detalles, ¿qué te gusta que un hombre haga por vos?

- Que me haga masajes en la clavícula y en el hombro derecho. Que me compre jazmines, pero de plantita; si es el japonés mejor, se consiguen muy buenos en el Jardín Japonés. Que tenga buen humor, mucha plata, que sea culto, pero no pacato, que esté divorciado legalmente... ¡Ah! Que esté fortísimo, que sea un poco bohemio, pero a la vez nada de cositas simples.

-¿Algún pedido para tus compañeros de profesión?

- Bueno, OK, pero sólo porque me preguntás. ¡Que me respeten porque soy una artista! Es genial mi laburo.

-¿Por qué los hombres tienen que encararte?

- Porque es genial mi laburo (lo dice seria, me parece que se la creyó esta pata sucia).

-Y para terminar, ¿algo más que quieras decir?

-Sí, que cualquier cosa mi celular está en la recepción del diario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.