Miguel García, sin el peso de Charly