7 bandas y solistas que se perderían de ver en los Estados Unidos

La banda iraquí de heavy metal Acrassicauda con James Hetfield, líder de la mítica banda Metallica
La banda iraquí de heavy metal Acrassicauda con James Hetfield, líder de la mítica banda Metallica
Son artistas de Libia, Sudán, Somalía, Siria, Irak e Irán que no podrían ingresar a suelo norteamericano si prosperaran las reformas migratorias impulsadas por Donald Trump
Sebastian Fiquitiva
(0)
9 de febrero de 2017  • 15:08

El tenso debate ejecutivo iniciado en Los Estados Unidos luego del decreto firmado por Donald Trump que busca prohibir la entrada a ciudadanos y refugiados de siete países islámicos ha generado también el descontento de la comunidad artística. Si prospera, la música en particular y el arte en general de representantes de Libia, Sudán, Yemen, Somalía, Siria, Irak e Irán se encontraría en serias dificultades para mostrarse en suelo norteamericano.

El decreto, que fue restringido por un juez federal, afectaría también a agrupaciones musicales, exponentes de lo tradicional y lo contemporáneo, proyectos solistas e incluso cantantes en condición de refugiados que están trabajando en el escenario artístico.

Los países afectados por el decreto. El gobierno norteamericano espera apelar la decisión de un juez federal de Washington que restringió la medida
Los países afectados por el decreto. El gobierno norteamericano espera apelar la decisión de un juez federal de Washington que restringió la medida Crédito: BBC News

El mundo de la música se ha opuesto con firmeza a la medida. La Orquesta Sinfónica de Seattle ofreció un concierto gratuito en donde interpretó piezas musicales originarias de los países afectados por el decreto. "Music Beyond Borders: Voices from the Seven" (Música más allá de las fronteras: voces de los siete) fue transmitido a través de Facebook.

Mientras se decide el futuro del decreto y el gobierno norteamericano se prepara para apelar la decisión de la justicia, la música de estos países lleva ya un buen tiempo desafiando las barreras fronterizas en miras de transmitir más que una linda melodía. Los artistas resultan ser un digno atractivo para diferentes audiencias en búsqueda de novedades, mezclas y originalidad .

  • LIBIA: Salah Ghalay

En un fenómeno sin precedentes para la historia del país africano, durante la guerra civil de 2011 un sinnúmero de artistas anónimos salieron a la escena para hacer cánticos en contra del gobierno de Khadafy. Como existía una clara restricción y posibles consecuencias legales para quienes estuvieran en contra, muchas canciones que se convirtieron en himnos del pueblo libio están en plataformas como Youtube sin que se conozcan los músicos detrás de su producción.

A Salah Ghalay, por ejemplo, se le atribuye una de las canciones ícono de la revolución del 17 de febrero. Él, un intérprete que a oídos ajenos pareciera un solista con sonido inocente, mezcla el pop con instrumentos tradicionales sin pretensión alguna. Lo interesante de su propuesta es que convoca públicos de diferentes edades en su país y sus sencillos crédulos y sencillos con ritmos agradables son su manera de alzar la voz frente a la inconformidad de su pueblo.

  • SUDÁN: Alsarah & the Nubatones

Alsarah nació en la capital de Sudán, Khartoum y huyó con su familia a Yemen para evitar ser asesinados cuando ella tenía 8 años. Luego tuvieron que huir de nuevo en 1994 y pedir asilo en Estados Unidos. Gracias a la mezcla de lo popular, la percusión y una voz enérgica, ha sido catalogada como la princesa del pop nubio.

Ritmos africanos, influencias árabes, el papel de la mujer musulmana y la tradición musical sudanesa convergen en Alsarah y su agrupación The Nubatones. Su música quiere mostrar el empoderamiento de la mujer, la gentileza, belleza, energía, pero sobre todo el poder de lo femenino en la sociedad moderna actual.

  • SOMALIA: K'naan

K'naan es un artista somalí, que muchos recuerdan por una de las canciones más promocionadas para el mundial de fútbol de Sudáfrica, en 2010. El músico toma influencias del jazz etíope, música tradicional de su país y elementos del hip hop. Sus letras, tal como lo refleja "waving flag" son un llamado y una invitación para terminar la violencia y el derramamiento de sangre.

El músico tuvo que huir de su país junto con su familia a la edad de 13 años luego de una serie de incidentes, la guerra civil en su país y el miedo de su familia luego de que éste tomara una granada por equivocación en su colegio y casi perdiera la vida. Ahora, el cantante que se identifica como musulmán, es también ciudadano canadiense.

  • SIRIA: Refugees of Rap

De Siria nacen los Refugiados del rap, un proyecto de hip hop que nació hace once años en el campo de refugiados de Yarmouk en Damasco. Las letras de sus canciones abordan temas sociales y políticos de su vida diaria, que no es más que el reflejo de Siria misma. Simpatizantes de la revolución iniciada en el país, los integrantes provenientes además de Argelia y Palestina empezaron a grabar canciones en 2011 con alusión a la libertad del país. Registraron parte de la música de sus discos en un estudio financiado por la ONU al que los músicos llamaban "La voz del pueblo".

Al estar en contra del régimen de Bashar al-Ásad, empezaron a ser perseguidos y su estudio fue destruido. decidieron escapar con su proyecto musical para radicarse en Europa. La banda cuenta ya con tres discos lanzados y el último se titula The Age of Silence (La era del silencio) disponible en plataformas digitales.

  • IRAK: Acrassicauda

Fans acérrimos de Metallica , los miembros de esta banda de heavy metal tomaron su nombre inspirados en la especie Androctonus crassicauda, un escorpión muy común en el territorio iraquí. Sus inicios se remontan a principios del nuevo milenio y en medio del régimen de Sadam Hussein. Salieron a la luz pública gracias a un perfil que se hizo en un documental de la revista Vice que mostraba su estilo musical, pero al ser vistos como un proyecto influido por música occidental, recibieron amenazas de grupos extremistas y tuvieron que huir del país.

Los realizadores del film ayudaron a tramitar su estatus de refugiados en los Estados Unidos durante 2008. Continuaron trabajando en la música y en 2015 lanzaron su primer álbum, Gilgamesh, como el legendario dios sumerio.

  • IRÁN: Kiosk

Los integrantes de Kiosk presentan una propuesta de vanguardia. La banda nacida en Teherán en 2003 ha lanzado ocho discos bajo la influencia del rock, el gypsy jazz y y el folklore iraní, marcados con letras satíricas que muestran su inconformismo frente a la vida en su nación. Los músicos viajaron a Norteamérica luego de problemas de prohibiciones y restricciones por parte de las autoridades de Irán.

Dentro de sus discos, el álbum en vivo Seh Taghtireh fue catalogado como uno de los mejores discos de música del mundo en 2010. Sus sonidos podrían contar como alusiones a la música festiva, pero también como una serie de himnos que llaman a la reflexión frente a fenómenos sociales como la desigualdad y la censura.

  • YEMEN: Yemen Blues

Yemen Blues, considerada una de las mejores agrupaciones de ese rótulo que es músicas del mundo, tiene entre sus integrantes a músicos de Estados Unidos, Israel y Uruguay. Y a pesar de que ninguno de sus músicos tendría algún inconveniente en ingresar al territorio norteamericano, su nombre es un homenaje a las raíces yemeníes de uno de sus fundadores, Ravid Kahalani. Nació en Israel, pero toda su familia proviene de Kohlan, al sur de Yemen. La banda presenta un sonido ecléctico influido por el blues, la música de África occidental y los sonidos del jazz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.