Cinco (grandes) canciones para recordar a Amy Winehouse

Cuando se cumple un nuevo aniversario de su temprana muerte, un repaso por algunos de los mejores momentos de su carrera
(0)
23 de julio de 2016  • 15:57

El 23 de julio de 2011, el mundo perdía prematuramente a una de las artistas más promisorias del siglo XXI. Amy Winehouse tenía 27 años, dos discos editados y un amplio reconocimiento por su manera de interpretar y ponerle voz a un estilo atravesado por el jazz, el soul, el rhythm and blues y el rock.

Los invitamos a recordar a esta artista inglesa con cinco perlas de su enorme legado.

1. "Stronger than me"

El primer single de su disco debut, Frank (2003). Escrito por Winehouse y Salaam Remi, la canción estaba dedicada a su por entonces ex novio, Blake Fielder-Civil. La tormentosa relación -que tuvo sus altibajos a lo largo de varios años- inspiró a Amy a lanzar frases tan poderosas y agresivas como "Porque ya he olvidado la alegría del amor de la juventud / Me siento como una señora, y tú eres mi niño afeminado / Deberías ser más fuerte que yo".

2. "Rehab"

El dilatado segundo álbum de Amy Winehouse, Back to black (2006), abría con una canción pegadiza y llena de ironía ("Intentaron que fuera a rehabilitación, pero dije 'no, no no'") que, años más tarde, cobraría un sentido triste y sofocado. Este fue, definitivamente, el single que la lanzó a los charts e hizo que todo el mundo se preguntara "¿quién es esa chica del peinado old-style y los ojos delineados?".

3. "Back to Black"

La canción que daba título al disco más vendido de Winehouse (unas 12 millones de copias en todo el mundo) remitía, claro, a la oscuridad que sobreviene al abandono. Amy, una vez más, dejaba a la vista la fragilidad detrás del personaje, con un estribillo contundente: "Sólo decimos adiós con palabras / Morí unas cien veces / Tú regresas a ella / Y yo vuelvo, vuelvo a nosotros".

4. "You know I'm no good"

Con la firma del productor y socio creativo Mark Ronson, Amy le puso su espíritu a una canción que parece hablar de ella y sólo de ella. "Me engañé a mí misma / Como sabía que podría hacerlo / Te lo dije, estoy complicada / Sabés que no soy buena", reza la letra.

5. "Love is a losing game"

Nuevamente, Ronson buceó en la complicada historia de amor de Winehouse con su ex esposo para escribir esta canción pequeña, íntima, triste y con sabor a epílogo. Una joya que no llegó a ser hit.

Bonus Track: "Body and soul"

Un sueño hecho realidad para ella: cantar junto a su ídolo, Tony Bennet. Quienes hayan visto el documental Amy (2016), recordarán lo mucho que ella tuvo que luchar contra sus nervios para pararse frente al mítico intérprete. El abrazo del final es sencillamente emocionante.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.