Fito Páez se despidió de La ciudad liberada ante 25.000 personas

Fito Päez en el hipódromo de Palermo
Fito Päez en el hipódromo de Palermo
Sebastián Ramos
(0)
10 de junio de 2019  • 12:45

A una semana de ser testigo de la confirmación acerca del gran momento que atraviesa una banda como Babasónicos , el hipódromo de Palermo volvió a vestirse de fiesta con la actuación de uno de los referentes indiscutibles del rock argentino: Fito Páez . El rosarino se presentó en el marco del Movistar Fri Music , con entrada gratuita y ante cerca de 25.000 personas, y allí recorrió, durante más de dos horas, todo su repertorio, entre hits, clásicos y alguna que otra sorpresa.

Yo puse las canciones en tu pantalla. "¿Quién dijo que todo está perdido?". "Hablemos del peligro de estar vivos". "Todo lo que te hace bien siempre te hace mal". "Tenés que hacerte valer, no sos un trapo de piso". "Aunque te inviten a su mesa no estarán de tu lado". "Pasó nuestro cuarto de hora pero aún sabíamos reir". "Irse por primera vez, las cosas no cambiaron tanto". Los versos del cancionero Páez, uno tras otro, disparados en la pantalla gigante del escenario vacío, sirvieron el domingo a la noche no solo para calmar la ansiedad del público, minutos antes de que el rosarino subiera a escena, sino también para recordar cuántas frases ha dejado impresas en el inconsciente colectivo este músico de 56 años.

De Rosario a Buenos Aires. Vestido de rojo furioso (saco largo, pantalón y botas), Páez arrancó la noche con "Tema de Piluso" (aquel de "Rosario siempre estuvo cerca") y la pegó con "La ciudad liberada", de su último disco ("En Parque Patricios, la cuidad de Buenos Aires, existe un refugio para la gente que no tiene a nadie"). "Cómo dicen que me fui si siempre estoy volviendo, che", arrojó entre guiños, para rematar en medio de "Giros" con un categórico "estoy en Buenos Aires, en mi ciudad".

Los invitados. En la mitad de la treintena de temas de la lista, Páez llamó a su primera invitada. "Quiero tener un millón de amigas y de amigos y de amigues", dijo el músico y presentó a María Campos, que había participado del festival previo, junto a Leo García y La Femme d’Argent, para cantar "La despedida". Pero el "guest moment" se lo llevó David Lebón, que subió primero para ponerle su guitarra y su voz a un tema propio, "Copado por el diablo"; y luego para el tramo final del show, acompañando a Páez en la siempre movilizadora "Ciudad de pobres corazones".

Grandes éxitos para una nueva generación. Con una banda cada vez más ajustada, integrada por Anita Álvarez de Toledo en coros, Juan Absatz en teclados, Maxi Agüero en guitarra, Diego Olivero en bajo y Gastón Baremberg en batería, en la primera parte del concierto el músico paseó al público por clásicos como "11 y 6", "El amor después del amor", "Dos días en la vida", "Un vestido y un amor" y "Polaroid de locura ordinaria". Un grandes éxitos a la medida de este Páez que ya había adelantado parte de esta conexión entre sus himnos pop y las nuevas generaciones cuando participó de la última edición del Lollapalooza.

Brilla como el sponsor. "Ahora sí se prenden todos los teléfonos, estamos en la noche de Movistar, ¿o no?", arengó Páez antes de cantar "Brillante sobre el mic", en el tramo final, previo a los bises. Y el mar oscuro y frío de 25.000 cabezas se convirtió en una marea de lucecitas encendidas.

Todos quieren más (Fito). Páez se pasó buena parte de la faena sumando frases o cambiando versos de sus canciones, a veces para saludar a viejos amigos, otras para opinar sobre la actualidad y, también, en medio de "Brillante sobre el mic", para anunciar parte de su futuro más cercano: "Esta noche, aquí en Buenos Aires, vamos a terminar La ciudad liberada. Aunque no lo crean, ya tengo otro disco. Entonces hay que darle paso a las nuevas canciones", improvisó durante el tema para alegría de sus fans.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.